miércoles, 30 de mayo de 2012

Vignemale 3298 m.

  El viernes nada más comer salimos disparados con la "furgopatillera" dirección Francia, Nacho (el patillas), Oscar (el destalentao) y yo. Paramos en Huesca donde se unen las "secretarias" de la expedición, Sandra (la inefa) y Bea (la andaluza), con esta "alineación" sumado al atractivo plan que tenemos previsto se "presagia" un fin de semana memorable.
  Tomamos el viaje con bastante "pachorra", batimos récord en numero de paradas, para llegar a Gavarnie cerca de las once de la noche. Nos adentramos por el valle de Ossoue, al principio asfaltado y luego tierra hasta el final, junto al embalse, hay una zona que se permite acampar. Montamos las tiendas de campaña y como hemos comprado mucha comida nos ponemos hasta "el culo" de cenar a la luz de las estrellas.
  Fuimos a dormir con el cielo despejado, contamos hasta dos tormentas que descargaron abundante agua, nuestras tiendas resistieron.

Sábado 26:
Vignemale 3298 m.
Con esquís por el valle de Ossoue, Gavarnie

  Un grupo de españoles nos despiertan al amanecer, levantamos con una pereza tremenda, ¡¡que mal se duerme en el suelo¡¡¡. Cuando vemos el cielo soleado y limpio nos da un "subidón" de moral, desayunamos abundante con la sensación de haber cenado hace media hora, preparamos las mochilas con los esquís y comenzamos la marcha.

Recorriendo el llano en la cola del embalse de Ossoue

  Hay menos nieve de lo habitual para estas fechas y no digo que menos de lo imaginado porque cualquier cosa podía ser. Recorremos el llano hasta la cascada y la remontamos por el sendero normal de verano, arriba hay nieve pero es "inesquiable", un gigantesco alud que cayó hace días desde el Cervillona arraso todo el valle llegando hasta la misma cascada, gigantescos bloques de nieve y hielo hacen que no merezca la pena ni intentar atravesarlo.
  Seguimos porteando por el sendero excavado en un costado del valle, algún pequeño tramo tiene nieve pero se pasa sin problemas.

Impresionantes paredones de Monferrat desde donde caen grandes aludes en invierno

  Llegamos al estrechamiento del barranco nada más pasar el alud con la esperanza que este cubierto de nieve y se pueda esquiar por encima del río, pero nuestro "gozo en un pozo", se ve completamente abierto y discontinuo. Porteamos más........., ¡ay, mi espalda!, fue la exclamación favorita, cuando resignados pensamos que todavía quedaba para rato, ¡zas! nieve continua, en la cota 2300 metros nos calzamos definitivamente los esquís. Hemos porteado 450 metros, a pesar de los pesares sigue mereciendo la pena llevar esquís.

Junto al Vignemale en la salida del corredor de Gaube y el Pitón Carré

  Más contentos que una tortuga con ruedas foqueamos dirección al inmenso glaciar, las nubes van apareciendo poco a poco pero no molestan. Conforme vemos el circo de cumbres que rodean el glaciar Bea y Sandra "alucinan" en colores, están encantadas y suben como motos, Bea no para de recordarnos lo feliz que esta.
  Nacho se pega una "escapada" con la intención de subir también al Pitón Carré, las apariencias engañan, es más empinado y complejo de lo que parece, ademas lo toma por el costado más difícil, tras verle desde abajo "zarcear" de un lado para otro al final desiste y vuelve por donde ha venido habiéndose quedado a cuatro pasos de la cima.

El equipo completo victorioso en la cumbre del Vignemale

  El resto llegamos a la base de la "pala - canal" que defiende la cumbre de nuestro objetivo, comemos algo y nos preparamos mientras llega Nacho.
  Lo que nos queda es un primer tramo de nieve en buenas condiciones, Sandra y Bea pusieron crampones, los demás a "pelo". El segundo tramo es rocoso y seco, con las botas de esquí sigue siendo "fácil" pero con un grado más de dificultad, el caso es que estaba "prohibido" caerse. Las chicas suben más "sueltas" de lo que me esperaba y sin miedo, por fin coronamos, cimaaaaaaaaaaa........¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Sandra y Bea con unas vistas que solo unos pocos mortales pueden disfrutar en directo

  Caras de alegría y felicidad, nubes altas que no nos impedían disfrutar de las vistas, fotos en todas direcciones, orgullosos sobre nuestro objetivo. Estamos bastante rato, un velero sin motor planea sobre la cima mientras el piloto nos saluda, Bea saca como siempre su bandera verde que con tanto cariño portea a todas cumbres, nunca nos a querido contar que significa.
  Comenzamos el descenso, despacio, con atención y asegurando cada paso regresamos a la base sin problemas.

Bea en la cima del Vignemale, se lo esta pasando "bomba"

  Ahora queda lo mejor, la esquiada, la nieve esta buenísima, nos recordamos a nosotros mismos que aunque solo sea por estos momentos merece la pena portear. En pleno invierno tienes la nieve a pie de coche, nieve dura como una piedra por la que sufres esquiando y muchas veces te la "juegas" al participar en el sorteo a la mejor "hostia", ahora es la temporada alta de esquí, cuando mejor y menos peligroso.
  La nieve "roja" nos deleita con un control total y el mínimo esfuerzo, Sandra y Bea han perfeccionado mucho su nivel de esquí, se les ve con estilo, dominio y relajación.

Comenzamos el descenso con el Clot de la Hount enfrente

  Sin verlo ni quererlo ¡zas!, se acaba la nieve, ¡mecagüenlamarsalada!, ¿ya estamos aquí?, buffffff........., a portear de nuevo, por lo menos es bajada. No se nos hace pesado, vamos hablando, con tranquilidad, disfrutando del paisaje, observando las gigantescas dimensiones del alud, haciéndonos fotos con la cascada y riéndonos de las "pintas" de algunos con los que nos cruzamos.

Esquiando al valle de Ossoue, ¿quien dijo que no hay nieve?

  Justo al llegar al embalse una intensa y húmeda niebla nos recibe, normalmente al subir nos metemos en la niebla, hoy ha sido al revés, hace más frío abajo que arriba, en todo lo que quedaba de día no nos abandono.
  Montamos el "tenderete" para secar el material, lo que conseguimos fue que se mojara más. Con mesa de camping, hamacas y taburetes improvisados preparamos la cena, nos pegamos tres horas comiendo sin parar hasta que no pudimos más. Con la tripa bien llena nos fuimos al saco ha hacer la digestión de la "boa", mañana hay que madrugar más, queremos subir al Taillón desde el Col de Tentes y viajar de vuelta a casa.


Reseña para subir al Vignemale:
http://www.mendikat.net/monte.php?numero=31fr

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2903745

Otra de nuestras ascensiones al Vignemale:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2010/06/vignemale.html

Fotos de Oscar:
https://picasaweb.google.com/106853289390565764741/2012_05_26Y27VignemaleYTaillon?authkey=Gv1sRgCK3Hs6Pp8OXOwwE&noredirect=1#


Vídeo cortesía de Oscar:

lunes, 28 de mayo de 2012

La Muela - La Plana

Jueves 24:
Bicicleta de Montaña
Zaragoza - Aeropuerto - Centrovía - Alto de la Muela - 
María de Huerva- La Plana - Barranco Montañes - Zaragoza

   Hoy nos toca la tradicional salida "fuerte" semanal en sesión de tarde, no apetece coger el coche y pienso en algún recorrido para hacer saliendo de Zaragoza montado en bici. Me canso de "pensar" y no se me ocurre nada atractivo, los alrededores de la ciudad los tenemos "trillados", y no hay grandes desniveles.
  Finalmente enlazamos dos recorridos para hacer uno largo con mucho kilometraje y desnivel acumulado, casi en su totalidad por pistas rápidas y suaves en las que los kilómetros cunden hasta cuesta arriba.

Bajando de la Muela a María de Huerva con la Plana enfrente

  Nada más comer quedamos en el parque grande David (el exfutbolero) y yo, Nacho que siempre es habitual en esta ocasión se ha "rajado" sin exponer "motivos", yo por si acaso no pregunto.
  Con una tarde muy calurosa salimos pedaleando a buen ritmo siguiendo la orilla del canal dirección aeropuerto, muchos tramos son de cemento y otros de tierra con buen firme. Desde los limites del aeropuerto giramos a la izquierda, por calles muy amplias sin trafico ni naves atravesamos la parte superior de Plaza, continuamos por una pista paralela a la autovía de Madrid hasta llegar al polígono de Centrovía.

La Plana de María esta especialmente verde y bonita

  Salimos del polígono cruzando la autovía, tomamos una pista, atravesamos un pinar iniciando la subida más fuerte a dar con la urbanización Alto de la Muela. En el bar de las piscinas nos "obsequiamos" con unas cocacolas y mucho hielo mientras comemos el chocolate que llevamos fundido por el calor. 
  Sin perder tiempo reanudamos la marcha, rodeamos la urbanización buscando la pista que baja a "tumba abierta" al pueblo de María de Huerva.

Vistas desde el mirador situado encima de Cadrete

  En María comienza el segundo ciclo, remontamos por una buena pista, larga, de suave pendiente hasta llegar a la Plana de María "sembrada" de aerogeneradores y campos muy verdes. Nos queda atravesar toda la Plana hasta el mirador junto a la subida de Cadrete, con otra parada para estirar las piernas y hacer fotos.
  Descendemos por el barranco de Montañes retrocediendo un trecho sobre nuestros pasos hasta el desvío. El Montañes tiene un pequeño y divertido tramo atravesado por un sendero perfectamente ciclable.

Comenzamos el descenso por el barranco del Montañes

  La vuelta son varios subes y bajas suaves con una ultima rampa fuerte hasta la balsa, desde allí al barrio de Torrero, pinares de Venecia y parque grande donde cerramos el circulo.
  En resumen, recorrido casi completo por pistas con buen firme  y suave pendiente, difícil por la longitud y desnivel. En total 83 kilómetros recorridos y 750 metros de desnivel acumulados en cuatro horas descontando paradas.
  
Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:


 

viernes, 25 de mayo de 2012

Portillón Superior

  Este sábado no he podido salir al monte por motivos laborales pero aprovechare lo que queda de finde. Por la tarde cojo el Nissan y enfilo carretera a Huesca, al principio eramos unos cuantos apuntados a la "expedición" pero las malas previsiones meteorológicas les acojonan y se rajan. Los "cobardes" solo salen si hace bueno, el día que les pille mal tiempo por sorpresa se van a "cagar", lo mejor es hacer como nosotros que salimos hasta cuando hace "bueno".
  En Huesca se une Bea (la andaluza), valiente "secretaria" que se apunta a un "bombardeo", la intención es coronar el pico Aneto y poner la guinda al fin de temporada de esquí con Bea (porque yo pienso seguir....), las cosas no salieron como estaban planeadas..........
  Montamos el CB en mi apartamento de Campo, los dos solos, más anchos que "Pancho".

Domingo 20: 
Portillón Superior
Glaciar de las Maladetas

  Teníamos fe a que una casi "imposible ventana" nos permita pisar el Aneto, madrugamos como si hubieran dado bueno, en Campo el cielo esta de negro tirando a negrisimo pero no llueve, vamos allá.

  El sol sale por sorpresa cuando llegamos a la Besurta

  Emprendemos viaje a la cabecera del valle, conforme subimos hay más luz, incluso se abren claros, pasamos los Llanos del Hospital y recorremos la pista asfaltada a la Besurta. La primera diferencia con el finde pasado es que literalmente, solo hay cuatro coches aparcados, parece que los cobardes son más de los que imaginamos. Aparcamos junto al tejadillo del "chiringuito" para aprovechar y cambiarnos sentados cómodamente, todo un lujo.
  Cual es nuestra sorpresa cuando vemos que sale el sol y en diez minutos despeja por completo, se ven las cumbres de Maladetas blanqueadas por las nevadas de esta noche, la "peña" empieza a salir de los coches con la vista en lo alto. Bea y yo lo tenemos claro, nos preparamos rápidamente, hemos recibido una inyección de "moral en vena" que nos impulsa.

La niebla nos acompaña en nuestro esquí de obstáculos

  Porteamos esquís hasta encontrar nieve "continua" entre comillas, aunque pensándolo bien ha sido continua entre comillas casi todo el recorrido. Foqueamos la pala justo debajo del refugio pasando algunos trozos de piedra y matojos, para no quitarnos esquís rodeamos por detrás de refugio sin saber que nos vamos a encontrar una especie de carrera de obstáculos con "trampas" variadas.
  Pasando un estrecho torrente helado Bea acaba "despatarrada" en el suelo con una pierna en cada lado, tiene suerte, es elástica y no se rompe, a mi me hubieran tenido que venir a rescatar.

Esto es todo lo que se veía

  Subimos mientras el cielo se cubre, no nos extraña, ya lo esperábamos, conforme avanzamos esta más negro y empieza a chispear nieve. Seguimos una huella reciente, vemos bajar a sus autores, han llegado hasta la base de la Canal de la Rimaya, son los únicos que van por delante, no se ve nada pero bajan eufóricos por el buen estado de la nieve.
  Ya no tenemos a nadie delante, la nevada arrecia poco a poco, la huella casi se ha borrado, quiero llegar a la canal de la Maladeta y aprovechar al máximo la esquiada. Bea se queja porque tiene hambre, paramos en el desvío al Portillón Superior a comer.

Hay que buscar por donde bajar para evitar meterte en un "berenjenal"

  Nieva "en condiciones" con niebla intensa, no hace frío, visto lo visto me replanteo la situación. Ya hemos subido 1000 metros de desnivel, suficiente para "estirar" las piernas, no hay visibilidad y lógicamente ira a peor. Como las "secretarias" son las que mandan le pregunto a Bea ¿que hacemos?, mira al cielo y dice, hombre......., mucha "ilusión" no me hace seguir...., pues ala, pa abajo. 
  Quitamos focas, reapretamos botas y comenzamos el descenso a ciegas siguiendo la huella de los que han bajado y así tener una leve referencia del relieve. El problema fue que cantidad de piedras que afloraban de la nieve el día anterior habían sido completamente tapadas por una escasa capa de un palmo de polvo sin consistencia, era como andar por un campo de minas, nunca sabias donde te la ibas a pegar. Como consecuencia termine una vez en el suelo tras chocar con un pedruscon y otra baje derrapando por una gran losa de roca, los esquís echaban chispas y llego a oler a quemado, buffff........., no quiero ni ver los cantos.

Nevadon en la puerta de la Renclusa

  Bea tuvo más suerte, va la segunda tanteando el terreno y esquía sin caerse, poco a poco mejora la visibilidad, a pesar de los pesares termino siendo una de los mejores descensos de la temporada.
  Paramos en la Renclusa a contemplar bajo el tejadillo la copiosa nevada que nos esta cayendo, hay ambiente "navideño" total. Apuramos con esquís la pala bajo el refugio hasta el llano, el resto a portear.
  Los pinos petados de nieve y todo blanco mientras caen copos como puños nos deja "alucinados", contemplamos el paisaje embobados sin ganas de bajar, Bea en su vida a visto nevar así.

Hasta aquí llegamos esquiando ahora queda andar disfrutando de la nevada

  En la Besurta el coche esta blanco, por un pequeño claro penetra el sol, sube la temperatura y en un momento acaba con el manto blanco.
  Regresamos a Campo muy contentos, Bea no ha podido coronar su tresmil, ha decidido alargar la temporada un fin de semana más hasta lograr su objetivo.
  Una vez en Campo seguimos "religiosamente" nuestras costumbres habituales y regreso a Zaragoza.

Reseña para subir al Aneto:

Otra de nuestras ascensiones al Aneto con esquís:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

 

martes, 22 de mayo de 2012

Peñas de Herrera y vuelta a la Muela del Morrón

Miércoles 16:
Bicicleta de Montaña
Peñas de Herrera y vuelta al Morrón

  El miércoles por la tarde quedamos los "habituales", David (el exfutbolero), Nacho (el patillas) y yo para realizar la correspondiente travesía en bici. Esta vez lo organizamos mejor, quedamos diez minutos antes, Nacho nos espera con la "furgopatillera" en la calle, cargamos las bicis echando "cohetes" y salimos "pitando" por la autopista sin perder ni un segundo.

  Nos quedo buen sabor de boca en la ultima bicicleteada por el Moncayo y decidimos repetir zona. Partimos desde Talamantesnuestro objetivo es subir una de las Peñas de Herrera y circunvalar la Muela del Morrón, en itinerario circular.
  Aparcamos en la entrada de Talamantes, comenzamos a pedalear rápidamente, no queremos tener un descenso como el del Moncayo en completa oscuridad.

Siguiendo el cordal pasamos las Peñas de Herrera por delante de la más alta

  Salimos por la izquierda del pueblo cruzando el barranco de Valdeherrera por un puente románico al que le sigue un empinado sendero que nos corta la respiración a los cinco minutos de empezar, pasamos por la ermita de San Miguel y de inmediato confluimos con una pista principal. La seguimos, tiene buen firme pero sube sin parar, apenas tiene rellanos, estamos resguardados del viento, el sol pega de "punta", sudamos como "bellacos". En la cota 1250 llegamos a una especie de collado seguido de un pequeño descenso hasta cruzar el barranco de Valdetreviño, enlazando con la senda GR90 que sube desde el pueblo por el cauce.

La zona de Calcena también es protagonista de nuestro recorrido

  Llegamos a otro collado con cruce de caminos, vemos las Peñas, el Morrón y la Tonda. Recorremos el cordal sin dejar de subir dirección a las visibles Peñas de Herrera, las flanqueamos, avanzando siempre de cara al Moncayo. Cuando la pista que va al collado de la Estaca empieza a subir fuerte la abandonamos por un desvío dirección Purujosa.
  La vuelta al Morrón es un continuo sube y baja en el que solo abandonamos la pista para atajar un pequeño tramo y así darle algo de "emoción" hasta llegar al fondo del barranco junto a la fuente del Tajo para retomar la pista principal. El Morrón esta rodeado por unos grandes y verticales murallones de roca en los que anidan cantidad de buitres leonados, ¡vaya "pollos"!
  Pasamos por el refugio de Cerrogordo, remontamos de nuevo al collado de las Peñas para empezar el descenso propiamente dicho. 

Altas y verticales paredes en las que anidan los buitres defienden el pico Morrón

  A partir de aquí todo son senderos hasta Talamantes, por la Vereda de Castilla, siguiendo el sendero GR90 ciclamos bajo las peñas hasta llegar al collado entre la segunda y tercera cambiando de vertiente.
  Aprovechamos para desde el collado subir andando facilmente a la tercera Peña, las vistas son buenisimas, desde el Moncayo a Talamantes y todos los pueblos de la zona. A la primera peña se sube fácil dejando la pista de subida en la cota 1450, aproximándose a ella sin sendero claro, a la segunda igual que a la tercera, desde el collado por el que las cruza la GR, es aconsejable utilizar cuerda porque aunque se puede subir trepando bajar es peligroso, la cuarta es la más baja y lejana, así que nunca la subimos.

Fuerte repecho terminando la vuelta al Morrón

  El sendero hasta el barranco de Valdeherrera es empinado y con grava suelta pero se baja montado echando el pie al suelo solo en alguna curva. Una vez en el barranco hay dos opciones, la primera abandonar el sendero y por una pista forestal llegar al pueblo. La segunda, que fue la nuestra, seguir el sendero por el fondo del barranco, desde el principio hay que empujar un buen trozo, poco a poco mejora y permite ir montado, es ratonero y divertido aparte de muy bonito, aun empujando merece la pena.

Espectacular imagen en la cumbre de la tercera Peña

  Tras cuatro horas de travesía, paradas incluidas, llegamos al coche. En resumen, recorrido de 32 kilómetros y unos 1100 metros de desnivel acumulados muy llevaderos, toda la ascensión por buenas pistas y el 90% del descenso por senderos, paisajistícamente lo mejor en la zona.
  Antes de marchar a Zaragoza disfrutamos de las ya "institucionalizadas" latas frías de cerveza con patatas fritas que tras el esfuerzo nos saben a "gloria".

Otra de nuestras ruta por la zona:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:


 

viernes, 18 de mayo de 2012

Coronas 3293 m. y Del Medio 3346 m.

Domingo 13:
Coronas 3293 m. y Del Medio 3346 m.
Ruta circular con esquís

  A las 7 de la mañana salimos desde Campo rumbo a la Besurta los expedicionarios Ángel (el cuñao), Nacho (el patillas), Bea (la andaluza), David y yo. Hay muchaaaaa más gente que el sábado, casi no aparcamos, como de costumbre en primera fila pero haciendo un poco el "macarra" para meterlos donde no hay sitio.
  Como somos cinco nos cuesta más todo, empezamos a foquear cerca de las 9, nos cruzamos con algunos que ya bajan del Aneto, ¿es que no duermen, o quee....?, nosotros como siempre nos encargaremos de "cerrar".

Superamos la Renclusa foqueando por nieve rosa dirección al Portillón Superior

  Cogemos un buen trazo de huella, avanzamos a "piñón", llegando rápido al Portillón Superior, Bea ve el Aneto y se emociona, da exclamaciones de alegría que con su marcado acento andaluz nos hace a todos reír.
  Antes de bajar nos hacemos un book fotográfico en plan "boda", el viento fresco corre por la brecha, decidimos bajar al glaciar y parar a comer algo, llevamos un buen rato con las tripas "rugiendo".

Brecha del Portillón, Bea esta encantada, es la primera vez que ve el Aneto y su glaciar

  Atravesando el glaciar y llegar al collado del Medio no se que nos paso pero se hizo eterno, las nubes que cubrían el cielo por completo eran cada vez más negras, la niebla amagaba con dejarnos sin visibilidad.
  Ángel iba más flojo de lo habitual, yo perdí un tornillo de la fijación y me vi obligado ha hacer "bricolaje", cuando llegamos al collado del Medio la niebla nos engullo y granizaba ligeramente. Volvimos a coincidir con el grupo Turolense de elrefugioalpino, durante todo el fin de semana coronamos las mismas cumbres.

Paramos a comer en el glaciar del Aneto con vistas en primer plano del pico Mulleres

  Planeamos subir al del Medio luego al Coronas y Tuca del Collado de Coronas para destrepar al collado, con la escasa visibilidad cambiamos planes, primero al pico Coronas, se llega enseguida y no vimos más que nuestras propias caras, niebla y más niebla nos acompaño el resto del día. Regresamos al collado, Ángel se quedo a descansar, a Bea le mando poner crampones para que se sienta segura, la nieve no esta mal pero el camino es muy expuesto, primero por nieve, luego un tramo de roca y nieve, finalizamos con una inclinada pala nevada que acaba en la "escasa" cumbre.
  La niebla nos "putea", Bea se va ha quedar sin disfrutar del "patio" de este modesto tresmil, bajamos con mucho "cuidadin" para no salir volando hasta el collado donde nos espera Ángel medio "congelado".

¡Allí esta el Aneto!

  "Saltamos" esquiando desde el collado trazando una diagonal en busca del itinerario del Aneto, la nieve primavera parece hielo de "pescadería" muy fácil de esquiar, sobre todo la nieve roja que además resalta el relieve permitiendo bajar bien a pesar de la niebla.
  Hasta que no llegamos a Barrans no tenemos buena visibilidad, el barranco esta bastante abierto, pasamos a la posición esquí de "supervivencia", esquivando agujeros, piedras, arboles y "trampas" de todo tipo hasta llegar a Aigualluts.

La "escasa" cima del pico del Medio en un momento de mayor claridad

  Aquí se acaba lo bueno, aunque no las sorpresas, ya no ha nieve, pero hay que atravesar el río enfurecido por el agua de deshielo, nos las vemos "putas y canutas", lo cruzamos mojándonos solo los pies y gracias que no se cae nadie al agua entero. Cuando ya hemos pasado todos levantamos la cabeza y vemos un hermoso puente 50 metros más arriba, es lo que tiene ser "mayor", te falla la vista y la cabeza ..........

Delicado descenso desde la cumbre al collado

  Nos quedaba el pateo hasta la Besurta atravesando Aigualluts por una mezcla de "chapapote" compuesto por barro, nieve y agua que nos complica el avance. Amenizo el retorno la espectacular cascada de Aigualluts, bajaba petada de agua y el Forau inundado, donde se filtra el agua hasta el Val de Arán en Uelhs deth joeu, nacimiento del río Garona que se adentra en Francia.

En la espectacular cascada de Aigualluts victoriosos y contentos

  En la Besurta nos esperaba la nevera con latas de refrescos, cerveza y patatas fritas que nos tomamos tranquilos al sol mientras contemplamos el glaciar.
  Regresamos a Campo, ducha relajante, comida a recoger y regreso a Zaragoza, dando por finalizado este finde que no prometía nada y sin embargo ha sido tan "productivo".

Reseña de la ascensión:

Crónica de David en su blog Buscandobucardos:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Una de nuestras excursiones en el 2004 por estas cumbres:
 

jueves, 17 de mayo de 2012

Cordier 3254 m. y Sayo 3220 m.

  El viernes por la tarde me recoge David con su coche y autovía dirección Huesca. Allí nos espera la agüerrida y valiente montañera Bea (la andaluza), con cinco fines de semana consecutivos coronando tresmiles invernales se ha puesto fuerte como un toro.
  Continuamos el viaje hasta mi apartamento en Campo donde montaremos el CB, cenamos y evitamos quedar "enganchados" por ninguna película "cutre" de la tele, hay que irse pronto a la cama, mañana madrugamos.

Sábado 12:
Cordier 3254 m. y Sayo 3220 m.
Ruta circular con esquís

  A las 6 de la mañana nos levantamos, para que digan que no madrugamos, con el coche vamos hasta la Besurta, es el primer fin de semana de esta temporada en el que se puede acceder con coche, la nieve ha "desaparecido". Como es habitual para estas fechas el aparcamiento esta "petado" de coches y gente preparándose, como de costumbre subimos hasta el fondo y encontramos nuestro sitio "reservado" en la linea de salida.

Vista del glaciar de la Maladeta desde la Renclusa

  A las 8,15 comenzamos la excursión porteando quince minutos hasta llegar a la nieve continua. Nos sorprendemos por lo poco que nos cuesta ir a la Renclusa comparado con los palizones que nos pegábamos desde el Hospital cuando estaban en funcionamiento las pistas de fondo.
  Pasamos por la puerta del refugio pisando ya algún trozo de tierra para dirigirnos a los ibones de Paderna por el barranco del Alba, ruta similar a la semana pasada hasta muy cerca del pico del Alba.

Últimos metros para llegar al collado del Alba

  El cielo esta negro, en la predicción han dado "chuscos de punta", pero la esperanza es lo ultimo que se pierde, fieles a nuestros principios salimos al monte hasta cuando hace "bueno". Parece que aguanta, se agradecen las nubes que crean un ambiente fresco y agradable para andar, una cortina de agua se aproxima y acaba descargando sobre nosotros, como no es muy fuerte ponemos el "gore" y continuamos la marcha, pronto para y vuelve a despejar.
  Sobre la cota 2800 m. abandonamos la ruta del Alba para dirigirnos al collado superior del Alba, vamos todo el día a remolque de un grupo numeroso y homogéneo, todos andan y esquían bien, hablando con ellos resultaron ser de Teruel, cuentan sus aventuras en el blog Refugio Alpino
  Mientras Bea y yo subimos directamente al collado, David que va como una "moto", foquea por otra canal más a la derecha y aprovecha para coronar un cercano tresmil secundario extra, la Muela del Alba.

Flanqueando el Mir vemos la Muela el Diente y el Alba

  La nieve tiene en cotas bajas y medias un entraño color rojizo que no se debe ni al cambio climático ni a la lluvia africana, es típico que la nieve vieja torne a este color en la primavera, provocado por una alga llamada "Chlamydomonas nivalis". Si la comemos en grandes dosis puede ser levemente toxica y provocar diarrea, la nieve "rosa" es la más fácil y agradable de esquiar, en situaciones de niebla nos permite ver el relieve facilitando el descenso.

Bea subiendo al Sayo con el espolón Bondidier atrás

  Mientras subimos Bea y yo la canal vemos a David trepando en la Muela, los últimos metros quitamos los esquís por su estrechez, nos reunimos con David en el collado.
  Por la vertiente de Cregüeña hacemos un flanqueo bajo los picos Mir y Sayo hasta el collado del Cordier junto al pico Bondidier. Solo nos queda superar el lomo para coronar nuestro primer "tresmil" principal de la jornada, el pico Sayo o segunda Maladeta Occidental.
  Bea "alucina" en colores, esta contentísima, disfruta mogollón de la montaña y su paisaje, da gusto oír sus comentarios de sorpresa.

Cumbre del Sayo con el Cordier detrás

  Sin quitar focas descendemos al collado entre el Sayo y Cordier y remontamos es segundo lomo llegando hasta la misma cima del Cordier o primera Maladeta Occidental con los esquís puestos. 
  El cielo sigue amenazante, paramos lo justo para comer mientras estudiamos la mejor canal para descender esquiando por el norte, hay dos, una a cada lado de la cima, elegimos la izquierda, a pesar de tener peor salida es menos expuesta. La canal es muy inclinada y a Bea le impresiona, tiene miedo de esquiarla, intentamos convencerla pero decide bajar andando los primeros metros.

Dejamos atrás el Sayo para remontar el Cordier, segundo tresmil de la jornada

  David sale el primero, la nieve esta buena y desliza bien, Bea al principio con miedo pero enseguida se le pasa, la nieve esta muy blanda y le cuesta esfuerzos bajar, se hunde hasta la cintura. La estamos esperando en la parte baja cuando se hunde quedando atrapada, ella sola no consigue salir de la "trampa", me veo obligado a subir para cavar una "trinchera" alrededor de su piernas y liberarla, nos promete que la próxima vez nos hará caso y bajará con esquís.

Bajando la canal norte del pico Cordier al glaciar

  Pero aun no han terminado los inconvenientes, el paso que une la plataforma superior del Cordier con el glaciar apenas tiene nieve, lo que habitualmente es pasar esquiando sin problemas se ha transformado en un escalón de roca de unos tres metros que destrepamos cuidadosamente sin esquís.
  El resto del descenso fue una autentica gozada, la nieve "rosa" se dejaba manejar, daba la impresión de estar en pistas. Rodeamos el refugio de la Renclusa para no quitar esquís y continuamos por las partes bajas practicando esquí de "supervivencia" de lo más entretenido, slalom entre piedras, pinos y demás obstáculos hasta llegar apurando el ultimo resquicio de nieve a escasos diez minutos del coche.

Ángel exponiendo la paella que vamos a devorar en breves instantes

  Llegamos a la Besurta con el "botín" en la bolsa, para Bea su cuarto "tresmil" pirenaico, David también ha "puntuado". 
  Regreso a Campo, donde nos duchamos y tomamos un "aperitivo" antes de la cena, esperamos la llegada de nuestro servicio privado de "catering".
  A las ocho de la tarde llegan a Campo Nacho (el patillas) y Ángel (el cuñao), Ángel se encarga de prepararnos una estupenda y rica paella de fideos con la que nos chuparemos los dedos y recargaremos energía para el día siguiente.


Crónica de David en su blog Buscandobucardos:
http://buscandobucardos.blogspot.com.es/2012/05/sayo-3220-m-cordier-3254-m-y-muela-de.html

Reseña de la ascensión:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Otra de nuestras ascensiones parecidas:

 

martes, 15 de mayo de 2012

Moncayo 2316 m.

Jueves 10:
Moncayo 2316 m. 
Bicicleta de Montaña

  Termino de trabajar y me da tiempo justo para cambiarme y salir "pitando" con la bici a casa de Nacho (el patillas), punto de encuentro con los expedicionarios David (el exfutbolero), Gabi Anoro, y Jesús Beamonte, viajaremos los cinco con las bicis en la "furgopatillera" dirección al Moncayo.
  Nuestro destino es la fuente de los Frailes, esta en la carretera que sube al Santuario del Moncayo, justo donde acaba el asfalto. 

Pedaleando al pico Lobera con el Morrón  atrás

  Nos preparamos con demasiada "tranquilidad", comenzamos a pedalear a las cinco y media por una pista forestal en buen estado que nace al fondo del aparcamiento, remonta 500 metros de desnivel en 12,5 kilómetros hasta el collado Bellido
  Gabi, antiguo "secretario", esta muy fuerte, tira del grupo y Nacho pelea con él. Cuando veo a Nacho que pierde terreno le adelanto y me coloco junto a Gabi para que no "escape", no podemos permitir que ningún "mocoso" nos "lije"

Vértice en la cumbre del pico Lobera

  Me cuesta sudores pero llego al collado Bellido sin despegarme, paramos a esperar al grupo, llega David y luego Jesús, Nacho resulta que ha "pinchado" (la rueda). 
  Tengo que destacar a Jesús que sin tener ni idea a donde íbamos se ha unido a la "expedición", no ha tocado la bici desde hace dos meses cuando fuimos a las Pedrosas, sube sin "vacilar", es el típico ejemplo de como se pedalea más con la cabeza que con las piernas.

Impresionantes vistas durante todo el recorrido

  Cuando llega Nacho nos desviamos por el sendero que remonta todo el cordal hasta la cumbre del Moncayo. Este tramo tiene 6,5 kilómetros, varias rampas muy empinadas y con abundantes piedras, nos vemos obligados a empujar la bici más de la mitad del recorrido. Hasta el pico Lobera de 2226 metros, esta lo más roto y empinado, luego el lomo suaviza y el trazo de sendero esta más claro y pisado, faldeamos ligeramente por debajo el pico Morca hasta el San Juan 2283 metros, punto de confluencia con el itinerario que sube directo desde el Santuario.

Superado el pico Morca el loma suaviza y es ciclable hasta la cumbre del Moncayo

  Hasta la misma cumbre seguimos montados, hay algo de nieve pero no la pisamos, coronamos la cima del Moncayo con las luces del atardecer. Jesús se quedo en el Lobera a descansar, decidió que con los mil metros de desnivel que supero ya era suficiente e hizo bien, David llego poco después, el "empujambay" no se le da bien.
  A pesar del calor que hizo en Zaragoza hemos tenido buena temperatura toda la tarde y en la cima frío.

David llega a la cima del Moncayo

  Comemos algo hacemos fotos y rápido nos retiramos por el mismo camino a buscar a Jesús, el sol esta a punto de caer y la noche se nos echara encima. El descenso es ciclable al 100%, aunque no para "todos públicos", tener en cuenta que hay que remontar otra vez al San Juan, bajar, remontar el Lobera, bajar y una vez en la pista hay casi kilómetro de subida antes de empezar el descenso continuo.
  No todos llevábamos bicis adecuadas para terreno tan roto, sin suspensión trasera es más difícil controlar y hay que bajar más despacio, Jesús no llevaba ni frenos de disco, ¡que bueno eres Jesús!

Victoriosos en la cumbre del Moncayo

  Como era previsible se hizo de noche, aguantamos sin luz hasta entrar en el bosque donde las linternas frontales fueron imprescindibles. Pasadas las diez llegamos al punto de partida, ¡estamos salvados!. La temperatura es estupenda, el cielo estrellado, estamos solos y teníamos una nevera con cervezas frías y patatas fritas que nos tomamos con tranquilidad, sin prisas, disfrutando, como si mañana no tuviéramos que ir a trabajar y hoy fuera fiesta. Llegué a casa pasadas las doce de la noche, ducha y a la cama rápidamente.

De vuelta bonitos contrastes a la luz del atardecer

  En resumen, 1330 metros de desnivel acumulados, 38 kilómetros y 5 horas de recorrido incluidas paradas que se pueden reducir a cuatro o poco más si todo sale como esta previsto. Recorrido muy duro tanto por el desnivel como por el mal terreno que nos movemos, para nosotros ha merecido la pena, repetiremos.

Una de nuestras rutas senderistas por la misma zona:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2009/10/cronicas-montaneras-cumbres-del-moncayo.html 

Otra de nuestras rutas en bicicleta en la zona:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart: