viernes, 11 de mayo de 2012

Alba 3118 m.

Domingo 6:
Alba 3118 m.
Circular con esquís por la Renclusa y tubos de Paderna

  Hoy madrugamos menos, total, va a amanecer lloviendo y como mucho podremos subir mientras nieva al pico Gallinero por las pistas de Cerler, para eso no necesitamos madrugar.
  Me levanto de la cama en Campo, abro la ventana esperando un día gris, lluvioso y sorpresa......, cielo despejado en todas direcciones, el suelo seco, aun así sigo suponiendo que el fondo de valle estará "chungo".

Pasamos de largo el refugio para salir en los ibones de Paderna

  Quedamos en Benasque Rafa (el freerider), Bea (la andaluza) y yo con David y Carlos a las 8 de la mañana, desde allí se ve el fondo del valle despejado. Nos da un "subidón" de moral, vamos a los Llanos del Hospital con nuestro abandonado plan "A" restablecido, intentaremos coronar el pico del Alba en ruta circular.
  Nos preparamos y comenzamos la marcha bastante incrédulos, hombres de "poca fe", estamos seguros que la meteorología nos traicionará a mitad camino quedando en una salida infructuosa como el sábado en la Canal de la Rimaya.

  Observamos el glaciar con la punta de la Maladeta Oriental

  Nuestro recorrido circular sube por las pistas de fondo, camino viejo a la Renclusa, ibones de Paderna dirección al collado superior del Alba, desde allí diagonal a la corta y vertical canal cambiando de vertiente. Por el oeste afrontaremos la ultima y empinada pala con crampones hasta llegar a la cumbre, o mejor dicho antecima o cima de invierno, para llegar al hito que señala la cumbre tenemos una aérea arista de escasos metros, seria suicida intentarlo con tanta nieve. Infinidad de veces que hemos subido con esquís, solo una estaba en condiciones para atravesarla.
  Bajamos por el mismo camino hasta descender la canal y luego por el valle nos "tiraremos" directamente a los Tubos de Paderna y Llanos del Hospital.

David y Carlos en cabeza bajo la imponente mole de la Tuca Blanca

  Contra todo pronostico el cielo sigue limpio y el sol aprieta, no corre ni una brizna de viento, el sol rebota en la nieve y nos castiga sin compasión. Sudo como un "bellaco", me deshidrato, trato de economizar el agua para que dure toda la jornada, chupo nieve y aguanto. Prefiero que me sobre agua a que me falte, mi cabeza "trabaja" mejor sabiendo que queda algo de agua aunque sea poca, si me la bebo toda solo pensarlo me provocaría más sed todavía.

Pasamos bajo los paredones del Diente de Alba

  No nos damos cuenta pero el sudor se lleva la crema protectora del sol, nos vamos "torrando" poco a poco, al día siguiente Bea tenia la cara inflamada y dio espectáculo cuando sus compañeros la vieron en la universidad. Los demás estamos más curtidos y no vamos a necesitar un "trasplante" de rostro.
  David se pone en cabeza y se encarga de abrir huella hasta la base de la misma canal, solo había huella por los Tubos de Paderna, nuestra ruta de descenso.

Carlos saliendo de la vertical canal al lomo del Alba

  La nieve esta en mejores condiciones que el sábado, en algunas zonas hay riesgo evidente de pequeñas coladas, vamos atentos, de hecho vemos caer alguna. Por el contrario la canal y la pala final están bien, las subimos sin problemas apurando todo lo posible con los esquís puestos. 
  Faltando solo Bea de superar la canal una densa niebla remonta por el valle cubriendo la vertiente norte y respetando la nuestra, llegamos a la cima con buena visibilidad y nubes altas. Rotamos en el escaso espacio que hay en la arista para hacernos fotos y rápido empezamos el descenso a los esquís.

Cumbre del Alba, las nubes empiezan a entrar en "serio"

  Como somos "muy buenos", todos bajamos la canal esquiando, adentrandonos en la niebla de la que pronto emergeremos. Diseñamos un recorrido imaginario a seguir para no meternos en hondonadas, nos sale perfecto, no tenemos que remontar en ningún momento. Llegamos a los tubos, la nieve esta blanda y parece un autentico patatal por las huellas viejas, en el llano que da al segundo tubo la nieve escasea, al final esta ya muy justa pero logramos bajar esquiando hasta escasos metros de la carretera junto al Hospital donde tenemos los coches.
  Estamos eufóricos, hemos logrado nuestro inicialmente impensable objetivo, Bea a coronado su segundo tresmil pirenaico y el primero con esquís, a pesar del "palizón" de ayer hoy ha respondido con dos "cojones", ha subido muy bien y ha disfrutado mucho bajando. Rafa, David y Carlos han "puntuado" tresmil nuevo para su currículo.

Bea bajando de espaldas la pala cimera hasta los esquís

¡¡¡Felicidades Bea, eres una autentica "secretaria"¡¡¡

  Una vez recogidos los bártulos nos metemos al hotel y comenzamos el proceso de rehidratación con una jarra de medio litro con cerveza helada que nos sabe a "gloria". Bea, Rafa y yo nos despedimos de David y Carlos para volver a Campo, ducha, comida y más hidratación antes de regresar triunfantes a Zaragoza.

Reseña de la ascensión:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Crónica en el blog de David Naval:

Otra de nuestras travesías al Alba con esquís: