lunes, 27 de agosto de 2012

La Munia 3133 m., Pequeña Munia 3096 m., Sierra Morena 3090 m. y Robiñera 3.003 m.

Domingo 12 de Agosto:
La Munia 3133 m., Pequeña Munia 3096 m., Sierra Morena 3090 m. y Robiñera 3.003 m.

  Hoy me junto con los "temidos" David y Carlos a sabiendas que me van a dar una "paliza", se quieren entrenar para la "calcetinada anual" que celebraran el finde del 25 y 26, recorriéndose en esas dos jornadas "casi todos" los Tresmiles de Benasque.

Collado de la Munia asomándonos al circo de Troumuse

  A las 5 de la mañana me recogen en la puerta de casa con el coche de David, ponemos rumbo al valle del río Real en Chisagües, es afluente del Cinca paralelo a Pineta. Paramos en Aínsa a tomar café con bollos que nos animen la mañana y verificar que estamos despiertos.
  En cuanto atravesamos Chisagües el asfalto desaparece, hay unos cuantos kilómetros de pista normal que se suben con cualquier turismo hasta la mitad donde se estropea, queda media hora andando, con el todo-camino de David llegamos hasta el fondo del valle punto de inicio de la ruta.

Toda la vertiente francesa es un mar de nubes

  Como es habitual salimos "corriendo" como "galgos" camino ibones de la Munia, sudando como un "bellaco" y el corazón revolucionado llego al "galope" a los lagos. Aquí nos esperan los Rafas, Rafa (el freerider) y Rafa (bis), ayer ascendieron desde Pineta vivaqueando en los ibones y hoy se unen a la expedición "exprés".
  Con ritmo más pausado ganamos el collado de la Munia, vemos el circo de Troumouse y toda la parte francesa cubierta por el típico mar de nubes.

Durante todo el día gozaremos de las vistas sobre Monte Perdido

  Comenzamos la trepada por el costado de la Munia buscando paso entre los mojones que están por todos lados , tendiendo siempre a la cresta, damos con el famoso paso del "gato". Llevamos cuerda y arneses, más pensando en llegar al Troumouse que para la Munia, hay una cuerda fija sujeta con un nudo de "pichinabo" en medio de la placa, nos facilita la trepada sin usar material.

Primer plano sobre la cara norte de Monte Perdido

  El resto más sencillo, pero con cuidado, llegamos a la cumbre de La Munia. Comemos algo y progresando por el cordal que resulta ser similar al de la Munia, coronamos la Pequeña Munia.
  Continuamos al Sierra Morena apenas sin poner manos, desde su collado una amplia rampa nos conduce a la cima andando.
  Vemos la cumbre del Troumouse al alcance de la mano, solo 30 metros de destrepe vertical y expuesto nos separan. No esta previsto en nuestro proyecto, pero esta ahí, tan cerca...., para bajar con seguridad tendríamos que utilizar material, montar un pasamanos hasta la reunión y un rapel al collado, dejaríamos la cuerda puesta y la utilizaríamos para trepar a la vuelta asegurados en "yoyo".

Espectacular imagen de Carlos observando el mar de nubes

  Tras estar un rato asomados y pensando en el tiempo que íbamos a perder, decidimos dejarlo para otra ocasión como objetivo principal y completar entonces además del Troumouse el resto de los tresmiles del cordal.
  Nos retiramos desandando lo andado, el paso del gato lo destrepamos "a pelo" más fácil de lo imaginado pero también con mucho cuidado, sin darnos cuenta nos plantamos de nuevo en los ibones.
  Rellenamos las camtimploras y los Rafas se bañan, en ese orden, les dejamos "chapoteando" y nos "piramos" porque ellos bajan a dormir a Pineta y nosotros queremos subir al Robiñera antes de descender por Chisagües.

Cumbre de la Munia

  Enfrentamos la infinita pedrera del Robiñera "acelerados", llegamos tan rápido que se me hace corto. Los metros de ancha y sencilla cresta hasta la cima tienen unas vistas espectaculares en todas direcciones que junto a las luces del atardecer son de autentica postal.
  Aprovechamos para "merendar" en la cima a la vez que tomamos fotos. El Robiñera desde Chisagües es un pico agradecido, corto de subir y con buen ambiente de alta montaña, ideal como primer "tresmil".

Cima del Robiñera

  Descenso al trote "palillero", una vez en el coche metimos los pies en las heladas aguas del río Real y se nos quedaron como nuevos. Faltan las cervezas con patatas que tengo en la nevera, las tomamos "relajados", sentados en la hierba con una estupenda temperatura, ¡que pena no estar de vacaciones!
  Nos queda el largo viaje de vuelta a Zaragoza.

Por la cresta del Robiñera, el atardecer resalta el relieve

Crónica de David naval en su blog:

Reseña para subir a la Munia y Sierra Morena:

Reseña para subir al Robiñera:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Otra de nuestras ascensiones a la Munia:

Otra de nuestras ascensiones al Robiñera: