sábado, 11 de agosto de 2012

Barranco de Aguare

Domingo 22 de Julio:
Barranco de Aguare

  Tercera jornada de la Multiaventura Tebarray. Hoy toca "bañarse", descenso de barrancos, la actividad más deseada por todos. 
  Viajamos al valle del Aragón, concretamente al pueblo de Canfranc donde se encuentra nuestro barranco.

Rapel cuarto y quinto encadenados

  Nada más pasar el pueblo de Canfranc viejo dirección Francia hay a la derecha unas naves con una explanada, justo enfrente de la gasolinera, allí aparcamos. Hace viento y frío que te "cagas" solo pensar ponerte en bañador, organizamos bien antes de cambiarnos el reparto y preparación de material, las tallas de los neoprenos ajustadas a "ojo" requerirán nuevos cambios.
  Confeccionamos una mochila de "fortuna" utilizando el peto del neopreno para realizar la aproximación cómodo y con manos libres. Cuando ya esta todo preparado nos cambiamos y salimos "pitando" tiritando de frío, cruzamos la carretera para tomar el sendero de aproximación indicado con un pequeño poste de madera.

Sexto rapel, nos quitamos la cuerda en la repisa y salto o tobogán

 El bosque nos resguarda del viento y entramos en calor, treinta minutos nos cuesta llegar a la cabecera del Aguare Medio, comenzamos bajo una represa de piedra.
  Pero no todo es bueno en el barranquismo, para empezar tenemos que "embutirnos" en el "neopreto", es un deporte completo para ponernos a prueba, fuerza, habilidad, flexibilidad, voluntad y sauna, alguno parece una "morcilla mal atada".

Noveno ¿rapel?, pequeño destrepe y tobogán

  Terminada esta primera fase, las ganas de sumergirse se multiplican por mil, conforme acaban de colocarse el arnés y casco van descendiendo el primer rapel. 
  Somos cuatro monitores, Oscar, Antonio, Juan y yo, aprovechamos la circunstancia para encadenar hasta cuatro rapeles simultáneos y darle agilidad al descenso con escasas esperas. Hemos instruido a los chavales para que se aseguren entre ellos desde abajo estando los monitores en las cabeceras con dos lineas de rapel por cascada. Felicito a Juan que se encargo de plegar absolutamente todas las cuerdas utilizadas en los rapeles.

Décimo rapel, abajo hay una escapatoria a la izquierda

  El Aguare Medio tiene 17 rapeles, el primero es un muro que lo evitamos bajando por un empinado camino al río, el tercero lo destrepamos por la derecha, en el sexto nos quitamos la cuerda de rapel en una repisa y salto o tobogán, séptimo se salta es pequeño y no parece un rapel, el octavo por la derecha es rapel volado y por la izquierda no, el noveno tampoco parece un rapel se destrepa y tobogán, el onceavo lo destrepamos empotrados y el trozo final tobogán, el quince lo evitamos por un caminito a la derecha ayudados por una cuerda fija, el dieciséis es un gran muro que se rapela en diagonal dividido en dos rapeles, el diecisiete es el muro final que hay que subir encima del mismo por la izquierda para encontrar la instalación al otro lado, de aquí al coche quedan cinco minutos por sendero. El rapel más largo se baja con una cuerda de 50 metros, hay varias escapatorias por la izquierda al sendero de acceso.

 Onceavo rapel, destrepamos empotrados y tobogán final

  Todos los chavales han rapelado ya en el campamento otros años y algunos tienen ya varios barrancos en su curriculum, el caudal es escaso pero suficiente para disfrutar, bajamos rápido y no encontramos a nadie a pesar de ser domingo. 
  Terminamos el barranco y vamos a Jaca a comer, nos han preparado la comida en contenedores isotermos con raciones individuales con primero y segundo separados en recipientes desechables y cubiertos de plástico, un autentico lujo, además tenemos raciones de sobras para que los más hambrientos repitan.

Rapel 16 y penúltimo, se fracciona en uno para bajar el muro y otro en diagonal al agua

  Nos queda tiempo justo para dar una vuelta por Jaca y regresar a Ansó. Los acampados se quedan en las duchas, a los monitores nos queda aun una actividad, rapel en un puente con un grupo de 30 chavales pequeños del campamento.

Rapel 17 y último, a cinco minutos del coche

  Nos toca cenar y ducharnos a ultima hora a prisa y corriendo para empezar con la evaluación del día y proyección de lo previsto para mañana antes de dormir. ¡¡Buff......, que estrés!!
  Mañana tenemos previsto el descender el Gorgol y practicas de progresión por cuerdas de cara a la cueva que exploraremos pasado, la Sima del Rebeco.

  Terminados los rapeles hay una pequeña poza donde podemos saltar y chapotear

Reseña del Aguare:

Otro de mis descensos con un grupo de campamentos hace dos años: