martes, 22 de mayo de 2012

Peñas de Herrera y vuelta a la Muela del Morrón

Miércoles 16:
Bicicleta de Montaña
Peñas de Herrera y vuelta al Morrón

  El miércoles por la tarde quedamos los "habituales", David (el exfutbolero), Nacho (el patillas) y yo para realizar la correspondiente travesía en bici. Esta vez lo organizamos mejor, quedamos diez minutos antes, Nacho nos espera con la "furgopatillera" en la calle, cargamos las bicis echando "cohetes" y salimos "pitando" por la autopista sin perder ni un segundo.

  Nos quedo buen sabor de boca en la ultima bicicleteada por el Moncayo y decidimos repetir zona. Partimos desde Talamantesnuestro objetivo es subir una de las Peñas de Herrera y circunvalar la Muela del Morrón, en itinerario circular.
  Aparcamos en la entrada de Talamantes, comenzamos a pedalear rápidamente, no queremos tener un descenso como el del Moncayo en completa oscuridad.

Siguiendo el cordal pasamos las Peñas de Herrera por delante de la más alta

  Salimos por la izquierda del pueblo cruzando el barranco de Valdeherrera por un puente románico al que le sigue un empinado sendero que nos corta la respiración a los cinco minutos de empezar, pasamos por la ermita de San Miguel y de inmediato confluimos con una pista principal. La seguimos, tiene buen firme pero sube sin parar, apenas tiene rellanos, estamos resguardados del viento, el sol pega de "punta", sudamos como "bellacos". En la cota 1250 llegamos a una especie de collado seguido de un pequeño descenso hasta cruzar el barranco de Valdetreviño, enlazando con la senda GR90 que sube desde el pueblo por el cauce.

La zona de Calcena también es protagonista de nuestro recorrido

  Llegamos a otro collado con cruce de caminos, vemos las Peñas, el Morrón y la Tonda. Recorremos el cordal sin dejar de subir dirección a las visibles Peñas de Herrera, las flanqueamos, avanzando siempre de cara al Moncayo. Cuando la pista que va al collado de la Estaca empieza a subir fuerte la abandonamos por un desvío dirección Purujosa.
  La vuelta al Morrón es un continuo sube y baja en el que solo abandonamos la pista para atajar un pequeño tramo y así darle algo de "emoción" hasta llegar al fondo del barranco junto a la fuente del Tajo para retomar la pista principal. El Morrón esta rodeado por unos grandes y verticales murallones de roca en los que anidan cantidad de buitres leonados, ¡vaya "pollos"!
  Pasamos por el refugio de Cerrogordo, remontamos de nuevo al collado de las Peñas para empezar el descenso propiamente dicho. 

Altas y verticales paredes en las que anidan los buitres defienden el pico Morrón

  A partir de aquí todo son senderos hasta Talamantes, por la Vereda de Castilla, siguiendo el sendero GR90 ciclamos bajo las peñas hasta llegar al collado entre la segunda y tercera cambiando de vertiente.
  Aprovechamos para desde el collado subir andando facilmente a la tercera Peña, las vistas son buenisimas, desde el Moncayo a Talamantes y todos los pueblos de la zona. A la primera peña se sube fácil dejando la pista de subida en la cota 1450, aproximándose a ella sin sendero claro, a la segunda igual que a la tercera, desde el collado por el que las cruza la GR, es aconsejable utilizar cuerda porque aunque se puede subir trepando bajar es peligroso, la cuarta es la más baja y lejana, así que nunca la subimos.

Fuerte repecho terminando la vuelta al Morrón

  El sendero hasta el barranco de Valdeherrera es empinado y con grava suelta pero se baja montado echando el pie al suelo solo en alguna curva. Una vez en el barranco hay dos opciones, la primera abandonar el sendero y por una pista forestal llegar al pueblo. La segunda, que fue la nuestra, seguir el sendero por el fondo del barranco, desde el principio hay que empujar un buen trozo, poco a poco mejora y permite ir montado, es ratonero y divertido aparte de muy bonito, aun empujando merece la pena.

Espectacular imagen en la cumbre de la tercera Peña

  Tras cuatro horas de travesía, paradas incluidas, llegamos al coche. En resumen, recorrido de 32 kilómetros y unos 1100 metros de desnivel acumulados muy llevaderos, toda la ascensión por buenas pistas y el 90% del descenso por senderos, paisajistícamente lo mejor en la zona.
  Antes de marchar a Zaragoza disfrutamos de las ya "institucionalizadas" latas frías de cerveza con patatas fritas que tras el esfuerzo nos saben a "gloria".

Otra de nuestras ruta por la zona:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart: