miércoles, 30 de junio de 2010

Turbón 2492 m.

Domingo 27: 
Castillo del Turbón 2492 m.

  Sin madrugar nos levantamos y desayunamos muyyyyy....... tranquilos, sabíamos que para subir al Turbón desde la Plana no hacia falta "madrugar". 
  Es una excursión corta pero ideal para subir con Eva sin que termine "odiándome" y consiguiendo que le guste lo suficiente para que quiera repetir.

Refugio de la Plana, comienza la excursión

  Con el Nissan empezamos el fuerte ascenso hasta la Plana por una pista con pendiente fuerte y piedra suelta. 
  Encontramos andando a un rosario de personas que se asustaban cuando oían el ruido del motor, no entiendo como tienen moral para "patear" una pista forestal de 8 kilómetros con tanto desnivel siendo que cualquiera de las múltiples rutas que existen son infinitamente mejores, esta claro que si no tuviera el vehículo adecuado nunca subiría por la pista.

Collado y vista de la Coma de San Adrián

  Ya tengo pensada otra ruta circular para el "próximo Turbón". Desde cerca de la cabaña de la Margalida sale un sendero hasta la Plana y desde allí a la cumbre. El descenso por la cresta norte hasta el desagüe del barranco de la Coma y la cabaña de la Margalida.

Cima del Turbón

  El recorrido por la canal hasta la cumbre esta muy marcado y arreglado, si no lo pierdes hay un cómodo sendero por el que se sube sin dificultad. 
  Fran iba por delante abriendo camino, yo marcando el ritmo a Eva y Bea atrás ayudándola y atendiéndola. Ascendimos con buen ritmo, en el tiempo que marcan las guías, Eva no se quejó.

Vistas desde la cumbre del Turbón

  Estuvimos poco en la cumbre, una cortina de agua alcanzaba la cara opuesta del Turbonet y amenazaba con llegar hasta nosotros, bajamos rápido utilizando pedreras sin llegar a mojarnos.

Vértice geodésico en la cumbre

  Vuelta a Campo saludando a la gente que ahora bajaba por la pista, los que más llegaron al refugio de la Plana.

Una cortina de agua nos amenaza detrás del Turbonet

  En Campo comimos y regreso a Zaragoza, atravesamos por la carretera un par de tormentas de "acojonar".

 Descendemos rápido por la pedriza

Reseña para subir al Turbón:

Track para GPG y ver la ruta en Google Eart:

Otras de nuestras salidas al Turbón:


Vídeo del fin de Semana:

lunes, 28 de junio de 2010

Vía Ferrata del Santo Cristo en Olvena

Sábado 26:
Vía ferrata del Santo Cristo de Olvena.
Escalada en la escuela del Sacs de Benasque.
Rapel en el puente de Literola.

 A las 9 de la mañana salí de Zaragoza con mis sobrinos Francisco y la pequeña Eva ademas de Bea (secretaria) que venia esta vez con el cometido de "monitora de montaña".
  Queríamos organizar un fin de semana de "multiactividad" con actividades variadas, no demasiado largas ni difíciles en plan de iniciación, para meterle a Eva el "gusanillo" de la montaña poco a poco.

Aérea vista del Congosto desde la ferrata

  Para empezar de camino a Benasque paramos en el Congosto de Olvena para subir la vía ferrata del Santo Cristo. En teoría es una vía sencilla sin demasiada verticalidad pero pensándolo bien hubiera sido más fácil para ella una vía más vertical con abundantes grapas, en las trepadas no le daban de si la longitud de sus brazos y piernas, aunque ella se empeñaba y subía sin ayuda. 

Pequeña y expuesta cresta por donde pasa la ferrata

  Hacía muchísimo calor nos pegamos una buena sudada, menos mal que nos aprovisionamos bien de agua y funcionaba la fuente del pueblo.
  El retorno se hace por un sendero que se toma atravesando el pueblo por su parte alta y desciende suavemente a la carretera.

Asegurada por la sirga Eva trepa como puede

  Continuamos el viaje hasta mi apartamento en Campo donde nos instalamos y comimos, tras un breve descanso recorrimos el valle de Benasque hasta el cruce de Cerler frente donde esta la escuela de escalada del Sacs.

Con cara de "circunstancias"

  Bea se encargo de abrir unas vías de cuarto grado sin ningun problema para subir luego los demas. A Eva se le "atraganto" la escalada y quedó para ella solo en un "amago" de escalar.

Bea rapelando la vía que ha abierto

  Remontamos un poco más el valle hasta el puente de Literola frente al Plan de los Baños, montamos la cuerda en la barandilla y a pesar de su "oposición" conseguimos que Eva rapelara por primera vez. 
  De no querer bajar paso al extremo de quererlo repetir una y otra vez, hacía mucho frío y nos marchamos pronto a Campo.

Asegurando a Francisco

  En Campo una buena cena y a la cama que mañana "hay más".

Reseña de la ferrata:

Escuela de escalada en el Sacs:

Otra de nuestras salidas a la ferrata de Olvena:

Más fotos:



viernes, 25 de junio de 2010

Peña Rueba 1193 m.

Domingo 20:
Peña Rueba 1193 m.
Ascenso por la vía ferrata de La Mora, 
descenso por la ferrata Varela Portillo

  El domingo amaneció lluvioso en Ansó tras una noche pasada por agua, ni intentamos subir a Linza, desistimos directamente.
  Pasamos al plan "B" que era el plan "C" del día anterior. Antes desatascamos el camion de Tebarray que se habia enganchado en el barro y nos fuimos Oscar (el destalentao) y yo a Murillo de Gallego.

Oscar en la ferrata de la Mora con los Malos de Agüero al fondo

  Dimos algunas vueltas de más para encontrar el camino, nos confiamos en el GPS y resulto que no me acorde de grabar la ruta, resucitamos nuestras dotes de orientación y llegamos sin preguntar, a "ojimetro".

Espectacular vista de la cuenca del Gallego

  Queríamos subir a la Peña Rueba por la ferrata de la Mora y descender por la de Varela Portillo. Esta vía ferrata es más un medio para subir a un pico que un fin en si misma como son la mayoría, de las cuatro horas que lleva aproximadamente el recorrido completo más de la mitad son de andar y el resto de ferrata que consiste simplemente en la sirga para asegurarse con pocas grapas.

Tramo de cresta en la ferrata Varela Portillo

  Esta reequipada en el 2009, anteriormente era mucho más expuesta, aun así es de las ferratas más técnicas, deportivas y exigentes de Aragón, con un alto valor paisajistico que es obligatorio disfrutar con tranquilidad. 
  Los buitres abundan, anidan en los paredones de la Rueba y vuelan muy cerca de nosotros siendo un aliciente añadido.

Descendiendo al espolón final

  El tiempo era soleado pero un viento "salvaje" convirtió la excursión en muy fría y bastante "emocionante", sobre todo en algunos tramos fáciles sin sirga para asegurarse de la cresta.

Nos vigilan los Buitres

  Aconsejo realizar el recorrido al contrario de lo que se suele hacer, subimos por la Mora y bajamos por Varela Portillo a pesar de que el descenso es más vertical pero mejor equipado y menos expuesto que el descenso por la Mora, menos vertical pero algo más expuesto al tener pequeños tramos sin equipar. 
  La aproximación a la Mora es mucho más corta, es preferible dejar la excursión larga para el retorno sobre todo si hace calor.

  Regresamos al coche sin problemas y viaje a Zaragoza.

Miércoles 23:
Peña Rueba "otra vez"

  El lunes en Zaragoza Nacho (el patillas) no paro de darme la "tabarra" pues el domingo no pudo venir a la ferrata por motivos "familiares", al final termino convenciéndome y nos fuimos el miércoles en plan "exprés" al salir de trabajar aprovechando que las tardes son las más largas del año.

La segunda expedición a todo sol

  Nos acompaño también Bea "Pasaban" (secretaria) y Javier (hermano de Nacho), a las tres y media estábamos los cuatro en ruta y a las cinco con un sol de "justicia" nos metimos en el paredón sur de la Rueba. 

Remontando los paredones al final de la Mora

  Tras subir los primeros tramos verticales de la vía a Bea le da un "yuyu" con caída de tensión y mareos provocados suponemos por el exagerado calor y el comer poco, lo solucionamos con agua abundante y comida, un poco de reposo y .......... ¡ala parriba!.

El río Gallego a nuestros pies

  Hicimos fotos y más fotos que a pesar de la verticalidad no son espectaculares pero si muy bonitas. En la cima de Peña Rueba descansamos y nos refrescamos sin perder mucho tiempo para que no se hiciera de noche. 
  Todo lo teníamos previsto, llevábamos frontales y ademas el track del GPS que grabe el domingo anterior.

Buena panorámica sobre los Mallos de Riglos

  En la cresta nos dimos un susto cuando una bandada de buitres levanto el vuelo junto a nosotros. 
  Conforme bajaba el sol la temperatura suavizo y la excursión de retorno fue más agradable, llegamos al coche a las nueve y media.

Principio del descenso por la cresta

  Nos trajimos la nevera con cervezas y bebidas frescas que junto a unos bocatas y patatas fritas cenamos en pleno monte mientras oscurecía, más cansados por el calor que por la propia excursión.

Bea destrepando en los tramos verticales

  Regresamos a Zaragoza una ducha y a la cama que mañana es "día de escuela".

Reseña vía ferrata:

Track para GPG y ver la ruta en Google Eart:

Vídeo del día:



Más fotos:
Peña Rueba

lunes, 21 de junio de 2010

Cuculo 1552 m. y San Salvador 1546 m.

Sábado 19 de Junio:
Barranco de la Carbonera - Cuculo 1552 m. 
- San Salvador 1546 m. - Pradera de San Indalecio 

  El sábado salí rumbo a Zuriza en el valle de Ansó con Oscar (el destalentao). Habíamos quedado en el camping con algunos de los actuales monitores del Campamento Tebarray para acompañarles a conocer las rutas de montaña que recorrerán con los chavales durante el campamento de verano.


Barranco de la Carbonera

Conforme nos acercábamos al Pirineo aquello se ponía negro y más negro (para variar), en el campamento recogimos también a Juan (el padre) que venia desde Jaca.



Paredones en San Juan de la Peña

En Zuriza diluviaba sin parar, lo mejor que se nos pudo ocurrir fue tomarnos unos huevos fritos con lomo y patatas mientras pensábamos un plan "B" que no solucionaría las marchas pero por lo menos "estiraríamos las piernas".



Lomo final a la cima

  Como sabia que el prepirineo estaba despejado propuse una ruta en la zona de San Juan de la Peña por los picos Cuculo y San Salvador. 



Todos en la cumbre del Cuculo

  Ascendimos desde una curva de la carretera por el barranco de la Carbonera primero al Cuculo y luego al San Salvador, desde allí recorrimos toda la sierra por el lomo hasta el monasterio nuevo en la pradera de San Indalecio donde habíamos dejado previamente un segundo coche.



Vértice del pico San Salvador

  El tiempo se estropeo durante la marcha pero no llego a llover, el frío y el viento en algunos momentos era "de preocupar" y la visibilidad que es uno de los puntos fuertes de esta "agradecida" excursión era más bien escasa. 



Ermita de San Salvador

  Nos costo el recorrido total más de cuatro horas porque lo hicimos a marcha de "tortuga mareada", aunque la mayoría estaban medianamente en forma, un par de chicas "dejaban mucho que desear". Les hacíamos la "parada del hijoputa", esperábamos y en cuanto llegaban arrancábamos.
  Aconsejaría un "régimen alimenticio estricto" y un buen programa deportivo para evitar morir antes de los treinta de un infarto o algo peor.



Camino al Monasterio Nuevo siguiendo el cordal

  Con nuestro plan "B" salvamos el día. Regresamos a la campa de Tebarray en Ansó, plantamos tiendas de campaña y pasamos una "húmeda y fría" noche sin parar de llover. Suponíamos (mal) que al día siguiente el tiempo nos permitiría realizar las excursiones previstas.



Monasterio Nuevo y Peña Oroel

Reseña para subir al Cuculo:
http://jefocemendiak.blogspot.com/2008/06/san-salvador-y-cuculo-alternativas.html

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=981583

Más fotos:
Cuculo y San Miguel

lunes, 14 de junio de 2010

Cumbres de Astún

  El viernes por la tarde viajé a Villanúa (Huesca), tenia que ir a dormir al albergue el Tritón para llevar el sábado a un grupo de 40 escolares entre 7 y 8 años a escalar y hacer rapel.

Sábado 12:
Multiactividad en Villanúa

  Amaneció lloviendo, casi nos volvemos locos para entretener en el escaso espacio del albergue a tantos "enanos hiperactivos". 
  En un hueco de sol aprovechamos para montar un rapel en la fachada desde el ultimo piso a la calle, ademas de un taller de nudos, otro de material de montaña, varios juegos y manualidades salvando la mañana mejor que si hubiera salido el "plan A".

Sin miedo y controlando
  El rapel con salida desde el balcón de la tercera planta, unos doce metros de altura, lo bajaron casi todos para regocijo de los turistas y lugareños que les fotografiaron y aplaudieron.
  Por la tarde la lluvia dio otra pequeña tregua y aprovechamos para montar otro rapel en un puente cercano al polideportivo, tiro con arco y juegos "de correr".

Máxima concentración en la salida
Albergue el Tritón:

Más fotos:
Rapel en Villanúa


Domingo 13:
Cumbres de Astún
Monte Astún 2141 m. - Pic D´Arnousse 2141 m. - Pic de Bénou 2271 m. - 
Pico Belonseiche Sur 2258 m. - Pico de Belonseiche 2297 m. - 
Pico Escalar Occidental 2262 m. - Punta L´Escalar 2283 m. - 
Pico de los Monjes 2349 m.

El pico Aspe emerge entre la niebla
  El domingo solo tenían una pequeña actividad de senderismo que no requería mi colaboración, así que me fui a la frontera del Somport para hacer un recorrido por las cumbres del cordal fronterizo hasta el pico de los Monjes.

 Pico de Arnousse
  El plan inicial era que subiera el patillas en el día desde Zaragoza con otros amigos para organizar un descenso de barrancos en plan "cursillo". Vista la meteorología prevista cambiamos el plan de barrancos para evitar "morir ahogados" por otro de "senderismo de consolación".
    Por supuesto nadie quiso acompañarme para no arriesgarse a venir solo para ver llover, prefirieron quedarse en casa a "tocarse los huevos" y ver la tele. 

Pico de los Monjes
  Cuando llegué a la frontera la típica niebla que sube por Francia cubría todo y a ello se sumaba nubosidad alta pero no llovía, así que empecé la marcha. En este recorrido coroné la cumbre de 8 picos acabando con el de los Monjes y regresando por el ibón Escalar. 
  Si hubiera hecho mejor tiempo tenia pensado continuar al pico Astún, Malacara y seguir el cordal hasta la Raca bajando por las pistas de esquí. 
  No me había mojado aun, el cielo se ponía cada vez más negro y escapaba alguna gota, corté el recorrido en los Monjes y tira para abajo hasta Astún que en estas fechas parece un pueblo fantasma.

Ibón Escalar
  Solo me quedó recorrer un pequeño tramo de carretera hasta el coche y vuelta a Zaragoza.

Reseña de la ruta realizada pero en dirección contraria:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Más fotos:
Cumbres de Astún

jueves, 10 de junio de 2010

Vignemale

 El fin de semana ha sido una "ruina", el sábado tuve que "currar", el domingo fui con Nacho y Víctor a Benasque con intención de subir a las tres Maladetas y la Torre Cordier en circuito, lo único que hicimos fue "ver llover" y desayunar "tres veces" antes de regresar a Zaragoza sin sacar los esquís del coche.

Martes 8:
"Casi" el Vignemale con esquís.
"Huelga de Funcionarios" y fin de la temporada de esquí.

  El martes teníamos convocada "huelga" en el trabajo nos acogimos a ella y aprovechamos para cerrar la temporada de esquí. 
  Llevábamos varios fines de semana dándole vueltas a una clásica que repetimos casi todos años para fin de temporada, el Vignemale, el mal tiempo nos obligaba a retrasarla.

Nacho "ahogando" los tallarines

  Al final nos decidimos. 
  El lunes nada más comer salíamos de Zaragoza los "huelguistas" y algún "jeta" dispuestos a poner la "pancarta" en la cumbre. 
  En la furgo de Nacho (el patillas) iba Rafa (el freerider), Isidro (cachocabroncarapija) y yo. 
  Víctor (el melenas) con su coche recogió a Sara (la rescatadora) en Sabiñanigo, todos juntos completamos el "tortuoso" viaje hasta Gavarnie, la parte francesa del pirineo de Ordesa.

Flanqueando el embalse

  A las diez de la noche llegamos al final de la pista en el valle de Ossoue junto al embalse donde se comienza la ascensión.    Estábamos completamente solos en un sitio donde los fines de semana siempre hay "marabunta" para estas fechas, ¡como me gustaría ser "ocioso" de profesión!.

Bonita cascada al entrar en el barranco

  Establecimos el "campo base" y nos pusimos a preparar la cena que consistió en unos tallarines "flotando" que "ahogo" Nacho y una estupenda y surtida ensalada que conjunto Isidro. Como es tradicional después de cenar tomamos el desayuno de la cena para el que habíamos comprado abundante "material".

Encima de la cascada ponemos esquís

  Nacho y yo nos acomodamos para dormir en la super cama de la furgo, Víctor en su coche, Sara, Isidro y Rafa en la pequeña cabaña que hay junto a la presa. Estuvo casi toda noche relampagueando y lloviendo, amaneció con nubes muy negras y amenazantes por los cuatro costados.

Foqueamos por el barranco encima del cauce

  Mientras mirábamos al cielo sin saber que hacer tomamos otro estupendo y abundante desayuno con bollería variada que no pudimos terminar. 
  Al final decidimos subir hasta que una granizada o "chaparrón" en el mejor de los casos nos obligara a dar la vuelta. La historia es que el día ni mejoro ni empeoro, subimos y subimos hasta llegar al glaciar donde penetramos literalmente en el interior de las nubes.

Superando un tramo del barranco hundido y vista del itinerario seguido

  El porteo es más corto que para subir a las Maladetas por la Besurta, en poco más de media hora, superada la espectacular cascada nos calzamos los esquís que no fue necesario quitárselos más que un pequeño tramo para rebasar una parte del barranco con la nieve abierta. 

¡A lo negro!

  El recorrido de esquí va íntegramente por el fondo del estrecho barranco cubierto por los aludes bajo el que circula un gran torrente. El peligro es que se rompa el puente de nieve justo cuando pasas y "adiós mundo cruel" ahogado bajo la nieve. Las "pintas" eran de "mucha solidez", aunque realmente nunca sabes con certeza el riesgo existente.
   El recorrido alternativo es el camino de verano, un sendero excavado en la roca a gran altura en las paredes del barranco, parte esta cubierto de nieve y la opción es casi más expuesta que ir por el fondo.

No veo

  Tras salir del cauce unas empinadas palas y un flanqueo a media ladera nos dejan en el principio del glaciar donde penetramos en las nubes. 
  La nieve en buen estado, la temperatura no es muy baja aunque de vez en cuando soplan rachas fuertes de viento, decidimos seguir atravesando el glaciar que poco a poco va suavizando la pendiente.

Buen descenso ya bajo las nubes

  Superada la cota de los tres mil metros las protestas de quien no quería continuar se empiezan a "intensificar", para que no se rompa el "buen rollo" y llegar todos a Zaragoza "como amigos" (prioridad número uno) decidimos retirarnos, aunque las condiciones climáticas no han cambiado, son tan malas como al inicio. 
  Por lo que a mi respecta por los pocos más de 200 metros que nos quedaban, hubiera hecho cumbre, eso si, sin ver una mierda, pero la habría hecho. Tal y como nos paso en el Aneto tenia la esperanza de que terminaría despejando, no fue así. 
  Nunca he sido partidario de dejar bajar solo a nadie y menos en las condiciones que existían, ni siquiera era aconsejable partir el grupo en dos.

Bajo los pies de Nacho hay una cascada

  Con la nieve en buenas condiciones, el relieve apreciable por el coloreado rojizo que provocan los hongos en la nieve vieja, la esquiada no iba a ser mala. La zona la conocíamos muy bien, además llevábamos nada menos que tres GPS con el que poder retirarnos sobre nuestros pasos en el peor de los casos.

Esquiamos sobre el cauce

  En el descenso esquiamos 1200 metros de desnivel, apurando hasta las últimas manchas, en el barranco estaba algo dura la nieve, con un  poco más de calor hubiéramos disfrutado el doble. 
  En resumen, descenso disfrutón que en caso de buenas condiciones climáticas sería una "pasada", prácticamente con los esquís puestos hasta la cola del embalse, solo en dos ocasiones los quitamos para pasar tramos cortos sin nieve.

Lo bueno se acaba

    Nos esperaban las imprescindibles cervezas con patatas fritas que además acompañaron unos chipirones. Seguidamente preparamos la comida, otra super ensalada y unas judías con oreja y chorizo (de lata), para terminar con toda la bollería de los desayunos, casi reventamos.... (Faltó el vino de Isidro)
  A partir de mañana desintoxicación a base de fruta y verdura.

A pesar de los esfuerzos por "contentar" no debieron de ser suficientes, entre el buen ambiente y risas que hicimos en nuestro campo base, durante la comida hubo algún "morro" más parecido a un "berrinche adolescente" que a otra cosa.

  Nos quedaban "solo" las cinco horas de viaje para regresar a Zaragoza, buffff.......¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Reseña para subir al Vignemal desde Gavarnie:

Otra ascensión realizada tres días antes:

Track para GPS y ver ruta en Google Eart, con mucha nieve se va por el fondo del barranco:
Más fotos:
Vignemale