jueves, 29 de abril de 2010

Peña Roya 2578 m. y Peña Blanca 2556 m.

Domingo 25:
Peña Roya 2578 m. y Peña Blanca 2556 m.

  Después de tomar el sábado de descanso (me toco trabajar), el domingo volvimos a la carga. A las 6 de la mañana recogí a Nacho (el patillas) para ir a Hoz de Jaca donde quedamos con Víctor (el melenas) y Antonio (el sobrao).

Hasta aquí llegamos en coche, salimos con los esquís puestos

  Pasamos todo el material al Nissan y tomamos la pista que lleva a la estación de Panticosa. A unos 1700 metros, más alto de lo previsto, la nieve impedía el paso en coche.
  La pista esta relativamente en buenas condiciones y se puede subir con un turismo normal yendo despacio.

Foqueando por el lomo del Mandilar con Hoz de jaca, Bubal y Telera

  Realizamos una ruta circular, salimos con los esquís puestos desde el coche a buscar el lomo del pico Narronal (Mandilar), a unos 2000 metros hicimos una media ladera para buscar el fondo del barranco Del Coronazo y el collado del Bozuelo.
  Estamos justo encima del ibón de los Asnos, con un flanqueo a media ladera por encima del ibón bajo una barrera rocosa expuesta a aludes confluimos con la parte más alta de las pistas y con la ruta que viene de Panticosa. 
  Si se ve muy peligroso el flanqueo es mejor bajar al ibón y cruzarlo por encima aunque sea necesario volver a remontar.

Algún tramo pelado nos obligo a descalzar esquís

  Salimos a palas amplias que conforme avanzas van perdiendo inclinación, al fondo se ve nuestra cumbre y las murallas del circo que lo protege. 
  En verano se sube por una canal casi sin poner las manos. La nieve formaba amenazantes cornisas que nos obligaron a salir de la canal subiendo por la derecha al tramo que menos cornisa tenia.

Los ibones de Sabocos helados en la parte alta de la estación

  La nieve estaba muy blanda, ante el riesgo de provocar coladas que nos arrastraran los esquís largos subieron andando los últimos metros. Al salir de la canal estábamos a muy pocos metros de la cima de Peña Roya, nuestra primera cumbre. 
  En la cima hay un "pedazo" de antena que le quita todo el encanto con "hierros oxidados". Aun así las vistas son sensacionales a lo que contribuía el buen tiempo con cielos despejados, la temperatura era alta y sin viento.

En la vertical canal que da casi a la cima

  El tramo a nuestra segunda cumbre, Peña Blanca, era una travesía por un lomo con unas cornisas enormes, por el peso del extraplomado en el lomo se veía perfectamente una grieta que pronto seria la linea de rotura provocando importantes aludes. 
  Otra vez sesión de fotos en la cima, destacaba el contraste del valle verde con las cumbres blancas que daban tonos nuevos a nuestras fotos.

 Víctor subiendo los últimos metros de Peña Roya

 Antonio se dedica a "joderme" las fotos bajando la cabeza, como si de un tic nervioso se tratara, cada vez que le fotografió. El pobre va a terminar con una torticulis o algo peor.
  El descenso comenzaba emocionante, la canal estrecha con salida aérea muy vertical y nieve "podrida" apta para caerse hasta abajo, y así fue. Yo salí el primero y provoque la primera colada protegiéndome rápidamente detrás de unas rocas, siguió Antonio que bajo derrapando y barrio media ladera, Víctor igual, y se desplazaba sin moverse "montado en la nieve" como si estuviera en las escaleras del Corte Ingles. 
  Cuando bajo Nacho prácticamente no quedaba nieve para tirar, además como es "tan bueno" bajo haciendo giros cortos sin arrastrar nieve.

Cima de Peña Roya con Peña Blanca detrás

  Antonio estrenaba esquís y a mitad canal le salto uno y se le fue abajo, la colada que provoco Víctor lo enterró y casi no lo encontramos, habrá que ponerle ARVA a los esquís también. El resto del descenso con nieve muy pastosa pero bien, solo resaltar unas coladas que provoco Víctor encima del Ibón que se lo llevo por delante y no pude grabarla pues se lleno la tarjeta en ese momento.
 El resto fue solo seguir las pistas de esquí y continuar por la pista forestal esquiando hasta dar con nuestro coche.
  En resumen fue una excursión muy disfrutona, con poco desnivel (el coche nos deja muy altos), bonita, fácil  y variada al ser circular.

La Peña Oroel

  Terminamos de nuevo en Sabiñanigo tomándonos los huevos fritos "por su sitio" tal y como mandan los "cánones". Viaje a Zaragoza sin incidentes.

Cornisas de camino a Peña Blanca

Reseña de Peña Roya desde Panticosa:

Comenzamos el descenso de la canal con Peña Sabocos al fondo

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Vídeo de la ascensión:

martes, 27 de abril de 2010

Tendeñera 2853 m.

Viernes 23:
Peña Tendeñera 2853 m.
Con esquís por el Valle de Otal

   A las 6 de la mañana Nacho me recoge con la furgo-patillera y vamos hasta Senegüe donde hemos quedado con Víctor (el melenas) y Antonio (el sobrao), nos montamos todos en el 4x4 de Antonio y continuamos viaje al refugio de Bujaruelo.

Entrando en el Valle de Otal

 Esta todo muy nublado, incluso cae alguna gota, no se ve nada claro, la ultima vez que lo intentamos paso lo mismo y terminamos calados hasta los huesos. Nos metemos al refugio y "repetimos" el desayuno con tranquilidad y tertulia pensando en el gran "éxito de convivencia" en que iba a quedar el día.
  Con mucha pereza salimos a la calle a mirar y huuummmmmm......, parece que "escampa", ¡¡¡ala!!!, vamos allá. Nos preparamos y comenzamos el porteo pasadas las diez de la mañana, pensamos que la nieve estaría muy alta pero en unos veinte minutos calzábamos esquís con nieve continua.

Ruta de esquí en invierno que realizamos

  Para variar completamente solos los cuatro nos adentramos en Otal sin ningún convencimiento de llegar a nuestro objetivo, el cielo no esta para "fiestas", nuestra cumbre no se ve y es muy tarde, pero como hemos arrancado seguimos tirando. Pasado el refugio de pastores de Otal nos desviamos a la izquierda para tomar la ruta de invierno aprovechando un puente de nieve para cruzar el río. 
  Nos adentramos por una ramificación del valle bajo gigantescos paredones buscando el paso entre los restos de un alud de varios cientos de metros como si fuera un laberinto de bloques.

Restos de un alud enorme que cortaba la entrada a Otal

  La ruta de invierno es muy expuesta, transcurre por inclinadas terrazas bajo las murallas de roca con grandes cortados que hay que flanquear hasta llegar a las ultimas palas donde confluye con el camino de verano.
  Si la nieve esta dura cualquier resbalón supondría un "adiosmundocruel". Si hay riesgo de aludes, en el flanqueo bajo otras terrazas con que se mueva un Sarrio puede provocar un alud que te arrastrara al abismo. En resumen, es una vía directa, bonita y buena esquiada pero hay que ir con la nieve asentada, en perfectas condiciones.

El valle de Otal visto desde las terrazas

  En nuestro caso no fue el día "ideal", es cuando más miedo he pasado en todo el invierno por los "malditos" aludes que caían por todos lados cortándonos el paso por delante y detrás. 
  El jueves nevó bastante en cotas relativamente bajas y después llovió, la nieve sin asentar se empapo y deslizaba simplemente con nuestras voces.

Las nubes van bajando

  Al poco de empezar las subidas fuertes un Sarrio asustado por una terraza superior nos lanzo dos coladas seguidas que cortaron el grupo en dos, más arriba junto a las paredes de roca la nieve deslizaba solo "mirarla". Estábamos bastante "acojonadetes" pero ya en medio de "marrón" decidimos seguir, el cielo aguantaba.

Empezamos las ultimas palas comunes a la ruta de verano

  Después de provocar y esquivar varias coladas más llegamos a las palas finales, como premio a nuestra "osadía" las nubes nos engulleron y en la antecima comenzó a nevar. 
  Nacho se asomo por el filo de nieve "podrida" hundiéndose alguna vez hasta la cintura, los escasos 20 metros longitudinales de arista que nos separaban de la cima quedaron para otra "ocasión", ya valía de emociones fuertes por hoy.

Cresta cimera nevando y sin visibilidad, nos quedamos en la antecima

  El descenso bastante caótico, provocamos muchas coladas, una arrastro a Antonio y otra a Víctor sin consecuencias. Con mucho cuidado, atentos, bastante separados y haciendo la menor cantidad de giros posibles, incluso sin hablar, llegamos a la parte baja del valle considerándonos "salvados".

Descenso muy separados y vigilando arriba

  Volvimos a poner pieles para el llaneo de Otal y a la salida del valle seguimos esquiando por lenguas de nieve a tan solo quince minutos de Bujaruelo.
  De vuelta a Senegüe, Víctor se fue a Panticosa, Antonio, Nacho y yo a Sabiñanigo a tomar unos huevos fritos "por su sitio" y a Zaragoza.

Reseña para subir a Tendeñera en verano:

Vídeo de la ascensión:

jueves, 22 de abril de 2010

¿¿¿Pico Fenias???

Domingo 18:
Intento Pico Fenias 2812 m.

¿Bajais del Feniasss?????,  ¡¡¡¡¡ AAhhh...!!!!, 
 ¿Fenias se llamaaaa??¿?¿?¿¡¡¡...........

  A las 7,30 quedamos Víctor y yo con Rafa en Biescas para subir al Balneario de Panticosa. Esta vez el objetivo era el pico Fenias que no lo intentamos antes por el elevado riesgo de aludes.

Frente de un impresionante alud que avanzo por el llano empujado por atrás

  Con cielo despejado y temperatura alta iniciamos el porteo por el bosque hasta salir a la Majada Baja donde calzamos esquís. Vimos al menos tres grupos por delante nuestro, una huella muy marcada ya desde el día anterior demostraba que mucha gente había subido entre el sábado y domingo.

Toda la pala se hundió al romperse la placa de la izquierda

  Espectaculares y gigantescos aludes que cayeron días atrás destrozaron las laderas y transformaban nuestro avance en una especie de laberinto entre los bloques. Ahora ya están estabilizadas y nos adentramos en la montaña sin miedo. El sol pegaba "de punta" y sudábamos como "bellacos", me sobraba ropa por todos lados, completamente empapado y humeando vapor de agua avanzaba por el zigzag.

El Balneario al fondo mientras avanzamos entre los restos del alud

  Van apareciendo nubes que al final tapan el sol por completo, respiramos aliviados, nos cruzamos con los grupos que ya bajan, aseguran que la nieve esta buenisima y que les han cogido las nubes estando en la cumbre. 
 A un segundo grupo le preguntamos: ¿ bajáis del Fenias? y nos contestan. ¡¡¡¡ahhh!!!, ¿Feniasss se llamaaa??¿?¿?.......
 Le ponemos "cara de haba" y seguimos, las nubes bajan rápidamente, una niebla muy densa nos anula la visibilidad por completo, el ultimo grupo nos dicen que han llegado con los esquís puestos hasta la misma cima....??¿¿¿, ¿pero no tiene un trozo de cresta...?

Víctor saliendo de una de las palas

  Ya no vemos nada de nada, seguimos la huella, estamos ya cerca de la cima, miro el GPS y veo que nos salimos de la ruta, decidimos seguir la huella pensando que en algún momento hará una zeta y volverá al track. El caso es que no había otra huella que la que seguimos, el track me lo baje de Internet y ¡vete a saber!, pero el mapa me marcaba la evidencia, nos estábamos alejando.

Las nubes bajan alineadas

  Tirando y tirando acabamos en un mini collado de la cresta cincuenta metros más altos que la cumbre del Fenias pegados a los paredones del pico Algas, la nieve revuelta evidenciaba que allí estuvo mucha gente y que subieron a un "pedruscon" en punta sin nombre a 10 metros sobre el collado.

Así acabo el día

  Como cada vez se veía menos, si cabe, las previsiones eran a peor y empezaba a nevar, decidimos no buscar nuestro pico y que volveríamos "otro día". Puesto a "discurrir" no puedo entender como es posible que con buen tiempo y visibilidad multitud de personas hayan subido al mismo punto erróneamente dos días seguidos y se crean que han estado en el Fenias, ¡alucino en colores!.

¿Esto es el Feniasss???

  Esquiamos "como pudimos" sin perder la huella para nada y con ligero mareo hasta salir de las nubes ya en la ultima pala, cosa que agradecimos mucho. La nieve húmeda y pesada requería un esfuerzo adicional pero se esquiaba bien, apuramos el descenso por la orilla derecha del barranco hasta un murete corta aludes. Porteando cruzamos el barranco y por el sendero del bosque llegamos al Balneario en pocos minutos.

Descenso muy vertical

  En el apartamento en Biescas nos bebimos varias cervezas con patatas fritas, comimos y regresamos a Zaragoza. Y yo aun me estoy preguntando: ¿pero como es posible?.

Reseña para subir al Fenias:

Más fotos:

martes, 20 de abril de 2010

Tebarray 2916 m.

  El viernes por la tarde nos fuimos Pilar (pilulilu), Oscar (el destalentao) y yo con el Nissan al apartamento de Gurry en Biescas.

Sábado 17:
Pico Tebarray 2916 m.

Circular a los picos del Infierno

  A las 7,30 de la mañana llegaban Javi (uno más), Víctor (pendiente de mote) y Ángel (el cuñao) en la furgo con Nacho (el patillas).
  Continuamos viaje hasta el Balneario de Panticosa, en la Casa de Piedra nos tomamos un café y empezamos la marcha hacia el pico Tebarray.

Porteando hacía la cuesta del Fraile

  Al Tebarray he subido infinidad de veces tanto en verano como en invierno pero nunca lo había hecho con esquis, además el recorrido circular bajando por el collado de Pondiellos era infinitamente más atractivo.

Punta Ordicuso y refugio nuevo en Bachimaña inferior

  Comenzamos porteando por el sendero que lleva a los ibones de Bachimaña, pronto comenzó la nieve aunque no calzamos esquis hasta tener a la vista la cuesta del fraile. 
  En el ibón inferior esta el nuevo refugio a medio terminar con las obras paralizadas por la quiebra de Nozar que tiene, y nunca lo hará, aportar el 50% del importe. Lo invertido hasta ahora lo ha adelantado la DGA, ya veremos los "siglos" que pasan hasta que se acabe.

Picos del Infierno desde el ibón Azul inferior

  El ibón inferior lo bordeamos por su orilla y el superior lo flanqueamos coincidiendo con el recorrido de verano. El día era esplendido, mucho sol, nada de viento, cielos limpios que nos invitaban a subir sin prisa observando y disfrutando. La nieve transformada con una base dura dejaba avanzar sin demasiado esfuerzo.

Macizo del Vignemale

  Al primer ibón Azul parecía que le hubieran quitado el tapón, un enorme boquete blanco vacío es lo que quedaba. Aquí encontramos a un grupo que daban la vuelta, uno de sus componentes, Roberto, quiso seguir y nos pidió permiso para unirse. 
  Seguimos la ruta de verano hasta el ibón Azul superior que cruzamos por encima enfilando al collado de los Infiernos.

Ibón y pico Tebarray

  Ángel "retranqueaba", teníamos que esperarle, aunque puestos a pensar con su escasa forma física y que la ultima vez que salio al monte no la recuerda "ni el", se le podía "comprender".

El pico Marmoleras y nuestro flanqueo sobre el ibón de Tebarray

  Llegamos al collado de los infiernos, la vista sobre el pico e ibón de Tebarray es "superchula", flanqueamos el ibón por la orilla contraria al sendero de verano hasta el desagüe y zigzagueamos por su lomo hasta la cumbre. 

Desde el Tebarray picos del Infierno y el Ibón 

  En el collado quedo Ángel que intentaba recuperarse de la "pájara" y Nacho acompañandole, el resto subían desparramados sin que los perdiera de vista desde la cima. 
  Una espectacular cornisa de hielo volaba en la cumbre sobre la vertiente de Respumoso, no nos asomamos por si acaso.
 La temperatura era tan buena que no hacia falta abrigarse, estuvimos buen rato. 
  Ángel, que anda más con la cabeza que con las piernas, termino coronando como todo el grupo.

Vista de Formigal casi dos mil metros más abajo

  La siguiente "fase" era la critica y desconocida, nos calzamos los esquis y descendimos por la estupenda pala del Tebarray hasta su desagüe, continuamos esquiando por el barranco hasta pasar un espolón que baja de los infiernos, luego una media ladera hasta colocarnos bajo los ibones de Pondiellos. 
  Volvimos a poner pieles de foca y fijaciones en posición de ascenso para remontar casi 300 m. de desnivel atravesando por encima los ibones de Pondiellos y ganar el collado del mismo nombre.

Todos en la cumbre del pico Tebarray

  En la parte más empinada de este tramo Ángel muy agotado tuvo un ataque de "flojera mental" (aparte de la física) cayó al suelo y le resulto imposible levantarse por agotamiento. Esperamos un rato y le quitamos todo el peso, conseguimos que continuara.
  Al final se medio recuperó y llegó al collado de Pondiellos que era el punto de descenso. Como es muy buen esquiador y "cuesta abajo hasta la mierda corre" (sin animo de ofender) terminó llegando al Balneario tras batir todos los récords de "permanencia en altura".

Travesía a los ibones de Pondiellos

  Ahora hablando en serio, cada uno tiene que medir sus fuerzas y saber de lo que es capaz, eligiendo objetivos más modestos que también son meritorios. Los que saben y los que están fuertes tienen que informar a los demás de lo que "se les viene encima" y si creen que no están preparados física o técnicamente decirles no. 
  El monte cuando "todo va bien" es muy bonito, pero cuando las cosas se complican, que lo pueden hacer cuando menos te lo esperas, es un "sálvese quien pueda" pudiendo desencadenar en una tragedia o como poco poner al resto en un apuro.

El Garmonegro desde los ibones de Pondiellos

  Ya en el Balneario, con más de 1800 metros de desnivel en el cuerpo, bebimos en la casa Piedra unas cervezas "a la salud de Roberto" y echamos unas risas. 
  Los cobardes "huyeron" a Zaragoza, Víctor y yo quedamos en Biescas para repetir otra expedición el domingo.

Canal a la Majada Alta y el Balneario al fondo

Reseña al Tebarray por Bachimaña y lagos Azules:

Reseña a los ibones de Pondiellos:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Vídeo de la expedición:


viernes, 16 de abril de 2010

Perdiguero 3222 m.

Domingo 11:
Pico Perdiguero 3222 m.

 A las 7 de la mañana nos levantamos en Campo con la sensación de "acabar de cenar", La noche anterior cocinamos para los dos un "pedazo" de ternasco asado con patatas a lo pobre que nos pusimos hasta las cejas, con dos kilos de carne, más cuatro en patatas y untamos la bandeja con pan. 
  Aun nos quedo hueco para el tradicional "desayuno nocturno", un vaso de leche con pastas.

Algún tramo del barranco de Remuñe se empieza a abrir

 Con el Nissan remontamos la carretera valle arriba hasta que la nieve no nos dejo pasar cerca de la entrada del barranco de Remuñe. 
  A las 10 (la mejor hora) empezamos a foquear por la carretera, una vez que entramos en el valle de Remuñe tuvimos que quitar esquís y portear hasta salir del bosque. 
  La nieve se va a "marchas forzadas" en las partes bajas y en las laderas sur casi no queda nada, como no vuelva a nevar y haga frío en cuatro días se acabo la temporada de esquí.

Desde el Portal de Remuñe la pala del Perdiguero se ve con mucha roca

 Ya en valle abierto subimos muy bien por el fondo del barranco cubierto y helado, estábamos completamente solos sin ver a nadie en todo el día ni de lejos, la huella era de ayer. El día se prometía caluroso pero levanto viento y casi pasamos frío, la nieve tardo mucho en transformar, las palas altas estuvieron duras todo el día.


 Los últimos 500 metros de rampa hasta la cumbre tenían tramos helados por lo que pusimos cuchillas, son palas frecuentemente venteadas, salían muchísimas piedras y la nieve además de muy dura estaba bacheada e irregular, parecía un patatal helado.


  Al final llegamos al lomo del pico, por una franja de nieve seguimos foqueando hasta llegar a una zona que obliga a destrepar unos metros por rocas para llegar a otra pala y enseguida en la cumbre.

Espectaculares cornisas

  Tal y como nos acercamos a nuestro objetivo las nubes se acumulaban en la parte francesa, nada mas llegar a cima rebosaron y entraron en España a toda velocidad transformando lo que era un día soleado a no ver nada en segundos.
  Sabíamos que el tiempo iba a peor, salimos "pitando" de la cima y así evitamos tener un descenso penoso.

Vistas privilegiadas sobre las Maladetas

  Hubo suerte, las nubes se engancharon en las cumbres y dejaron el valle despejado, muy buena esquiada apurandola hasta el bosque a veinte minutos de la carretera.

  En la cumbre, nos "trago" la niebla

  Llegamos a la carretera, el coche no estaba allí y solo no iba a venir, pensamos hacer "dedo" pero no subieron más que dos coches que "pasaron olímpicamente" de nosotros.
  Deje a Nacho tomando el sol con todos los trastos y pateé la carretera hasta el coche.

Bajando tuvimos suerte y volvió el sol

  Regresamos a Campo y como habíamos comido "poco" nos metimos casi medio kilo de macarrones en el cuerpo. Regresamos a Zaragoza solos por la carretera sin ningún incidente.

Lomo previo a la cumbre

Reseña para subir al pico Perdiguero:
http://pasamunt.wordpress.com/2009/06/16/ascension-al-pico-perdiguero-3222-m/

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=845498


martes, 13 de abril de 2010

Montardo 2833 m.

  Sábado 10 de Abril:
TUC DE MONTARDO 2833 m.
Por la Restanca - Valle de Arán

  El viernes por la tarde viaje a mi apartamento en Campo (Benasque).
  A las 7 de la mañana quedo en Campo con Pilar (pilulilu), Oscar (el destalentao), Javi (uno más) y Nacho (el patillas). Cambiamos el material al Nissan para continuar viaje hasta el valle de Arán.

Comenzamos el foqueo por el bosque

  Tenemos previsto subir al pico Montardo, el más emblemático del valle y una de las ascensiones más clásicas con esquís. 
  El itinerario es muy variado, bosques, lagos helados que atravesamos por encima y una aérea y empinada pala cimera con vistas inmejorables.

Lago de la Restanca y refugio

  Para llegar accedemos al Valle de Arán por el túnel atravesando Viella. Esperábamos un atasco "del copón" como suele ser habitual por las pistas de Baqueira, pero cual fue nuestro asombro al encontrarnos solos en la carretera, las pistas estaban cerradas desde la semana anterior. 
  Para celebrarlo paramos a desayunar, Oscar lo hizo con huevos fritos y todo.

Primeras rampas sobre la Restanca

 En Arties nos desviamos por una pista asfaltada hasta el puente de Ressèc donde se supone que hay que aparcar. Por unos carteles "difíciles de interpretar" deducimos que solo se puede seguir circulando por la pista hasta el puente de Rius los meses de mayo, junio, septiembre y octubre. 
  Hicimos "caso omiso" de la prohibición (como hacía todo el mundo) y seguimos en coche hasta el final de la pista ahorrandonos una hora de andar a la ida y otra a la vuelta.

Pilar sobre la Restanca medio helado

  A la 10 empezamos porteo en el bosque (nuestro horario "ideal") por el camino de verano, en media hora encontramos nieve continua y pusimos esquís para continuar foqueando.
  Termina el bosque y aparece el ibón de la Restanca con un gran refugio abierto junto a él. Pasamos de largo guiados por el GPS, damos poco a poco la vuelta al pico para subirlo por el sur.

Pasando "tranquilamente" por en medio del lago Cap deth Pòrt

  Pasado el primer collado nos encontramos el Lago Cap deth Port helado que cruzamos justo por en medio con la debida separación entre nosotros, aunque supongo que si pasáramos en coche tampoco se rompería el hielo. 
  En el collado de Oelhacrestada cambiamos de vertiente y vemos la cuenca que viene de Boí con los picos Punta Alta y Besiberris además de infinidad de ibones helados.

Subiendo la aérea pala final con la Punta Alta al fondo

  Nacho va como siempre abriendo huella, sudamos como "bellacos", el sol aprieta y no hace ni una "brizna" de viento. Llegamos a otro pequeño collado desde el que vemos la vertical pala final y la cumbre.

Pilulilu superando una cornisa de nieve para subir a la cumbre

  En la cumbre "saltamos" para celebrar nuestra nueva conquista (yo había subido hace 18 años en verano pero se me ha borrado el "disco duro"). Lo tomamos con tranquilidad haciendo fotos y comiendo, batimos nuestro récord de "permanencia en cumbre" esta temporada.

Parte norte del valle de Arán (no tengo ni idea de que picos se ven)

  El descenso con nieve primavera muy profunda (nieve "guarra" para los esquiadores malos) fue una gozada, Oscar gritaba de emoción (era su segunda salida esta temporada e iba acelerado), bajaba como loco o destalentao que es lo que es, tiene más vidas que los gatos porque nunca le pasa nada.
   Pilulilu parece que no tuvo un "buen día" y esquiaba algo peor de lo que ella sabe, Javi y Nacho como siempre descendían "marcando estilo" con un "alarde de profesionalidad que te cagas". 

Todos en la cima con el glaciar del Aneto al fondo

  La tónica de la esquiada fue buscar las palas con mayor verticalidad, pronto estábamos en el refugio. En el tramo de bosque quisimos apurar la esquiada al máximo, acabamos dejándonos llevar por la pendiente y hubo que volver a subir por un "berenjenal".

Desde la cima la Restanca medio helado y Cap delt Pòrt helado

  En el coche todo eran caras de alegría y satisfacción por un pico fácil de subir y disfrutón para esquiar, muy recomendable. 
  Nos queda pendiente una nueva ascensión en la próxima temporada con descenso por su cara norte.

Llegamos al punto de partida

  Regresamos a Campo, tras tomar unas cervezas Pilar, Javi y Oscar marchan a Zaragoza, Nacho se quedó conmigo para subir al día siguiente al Perdiguero.

Reseña para subir al pico Montardo:

Track para GPS y ver la ruta en Google Earth:

Vídeo de la ascensión: