martes, 20 de abril de 2010

Tebarray 2916 m.

  El viernes por la tarde nos fuimos Pilar (pilulilu), Oscar (el destalentao) y yo con el Nissan al apartamento de Gurry en Biescas.

Sábado 17:
Pico Tebarray 2916 m.

Circular a los picos del Infierno

  A las 7,30 de la mañana llegaban Javi (uno más), Víctor (pendiente de mote) y Ángel (el cuñao) en la furgo con Nacho (el patillas).
  Continuamos viaje hasta el Balneario de Panticosa, en la Casa de Piedra nos tomamos un café y empezamos la marcha hacia el pico Tebarray.

Porteando hacía la cuesta del Fraile

  Al Tebarray he subido infinidad de veces tanto en verano como en invierno pero nunca lo había hecho con esquis, además el recorrido circular bajando por el collado de Pondiellos era infinitamente más atractivo.

Punta Ordicuso y refugio nuevo en Bachimaña inferior

  Comenzamos porteando por el sendero que lleva a los ibones de Bachimaña, pronto comenzó la nieve aunque no calzamos esquis hasta tener a la vista la cuesta del fraile. 
  En el ibón inferior esta el nuevo refugio a medio terminar con las obras paralizadas por la quiebra de Nozar que tiene, y nunca lo hará, aportar el 50% del importe. Lo invertido hasta ahora lo ha adelantado la DGA, ya veremos los "siglos" que pasan hasta que se acabe.

Picos del Infierno desde el ibón Azul inferior

  El ibón inferior lo bordeamos por su orilla y el superior lo flanqueamos coincidiendo con el recorrido de verano. El día era esplendido, mucho sol, nada de viento, cielos limpios que nos invitaban a subir sin prisa observando y disfrutando. La nieve transformada con una base dura dejaba avanzar sin demasiado esfuerzo.

Macizo del Vignemale

  Al primer ibón Azul parecía que le hubieran quitado el tapón, un enorme boquete blanco vacío es lo que quedaba. Aquí encontramos a un grupo que daban la vuelta, uno de sus componentes, Roberto, quiso seguir y nos pidió permiso para unirse. 
  Seguimos la ruta de verano hasta el ibón Azul superior que cruzamos por encima enfilando al collado de los Infiernos.

Ibón y pico Tebarray

  Ángel "retranqueaba", teníamos que esperarle, aunque puestos a pensar con su escasa forma física y que la ultima vez que salio al monte no la recuerda "ni el", se le podía "comprender".

El pico Marmoleras y nuestro flanqueo sobre el ibón de Tebarray

  Llegamos al collado de los infiernos, la vista sobre el pico e ibón de Tebarray es "superchula", flanqueamos el ibón por la orilla contraria al sendero de verano hasta el desagüe y zigzagueamos por su lomo hasta la cumbre. 

Desde el Tebarray picos del Infierno y el Ibón 

  En el collado quedo Ángel que intentaba recuperarse de la "pájara" y Nacho acompañandole, el resto subían desparramados sin que los perdiera de vista desde la cima. 
  Una espectacular cornisa de hielo volaba en la cumbre sobre la vertiente de Respumoso, no nos asomamos por si acaso.
 La temperatura era tan buena que no hacia falta abrigarse, estuvimos buen rato. 
  Ángel, que anda más con la cabeza que con las piernas, termino coronando como todo el grupo.

Vista de Formigal casi dos mil metros más abajo

  La siguiente "fase" era la critica y desconocida, nos calzamos los esquis y descendimos por la estupenda pala del Tebarray hasta su desagüe, continuamos esquiando por el barranco hasta pasar un espolón que baja de los infiernos, luego una media ladera hasta colocarnos bajo los ibones de Pondiellos. 
  Volvimos a poner pieles de foca y fijaciones en posición de ascenso para remontar casi 300 m. de desnivel atravesando por encima los ibones de Pondiellos y ganar el collado del mismo nombre.

Todos en la cumbre del pico Tebarray

  En la parte más empinada de este tramo Ángel muy agotado tuvo un ataque de "flojera mental" (aparte de la física) cayó al suelo y le resulto imposible levantarse por agotamiento. Esperamos un rato y le quitamos todo el peso, conseguimos que continuara.
  Al final se medio recuperó y llegó al collado de Pondiellos que era el punto de descenso. Como es muy buen esquiador y "cuesta abajo hasta la mierda corre" (sin animo de ofender) terminó llegando al Balneario tras batir todos los récords de "permanencia en altura".

Travesía a los ibones de Pondiellos

  Ahora hablando en serio, cada uno tiene que medir sus fuerzas y saber de lo que es capaz, eligiendo objetivos más modestos que también son meritorios. Los que saben y los que están fuertes tienen que informar a los demás de lo que "se les viene encima" y si creen que no están preparados física o técnicamente decirles no. 
  El monte cuando "todo va bien" es muy bonito, pero cuando las cosas se complican, que lo pueden hacer cuando menos te lo esperas, es un "sálvese quien pueda" pudiendo desencadenar en una tragedia o como poco poner al resto en un apuro.

El Garmonegro desde los ibones de Pondiellos

  Ya en el Balneario, con más de 1800 metros de desnivel en el cuerpo, bebimos en la casa Piedra unas cervezas "a la salud de Roberto" y echamos unas risas. 
  Los cobardes "huyeron" a Zaragoza, Víctor y yo quedamos en Biescas para repetir otra expedición el domingo.

Canal a la Majada Alta y el Balneario al fondo

Reseña al Tebarray por Bachimaña y lagos Azules:

Reseña a los ibones de Pondiellos:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Vídeo de la expedición: