miércoles, 3 de marzo de 2010

Turbón 2492 m.

  El viernes por la tarde me fui a Campo para el fin de semana. 
  El sábado se esperaba la "ciclogenesis explosiva" o también famosa "tormenta perfecta", aun pienso que era una broma.

Pista de la Muria

 Para evitar "morir" en la "ciclogenesis" me quede en la cama hasta la hora de comer y así recuperar el sueño perdido entre semana. El tiempo estuvo algo lluvioso y cubierto con temperatura alta para la época y ni una "brizna" de viento.

Desde el collado de Llert el Baciero

  Por la tarde vino Víctor a dormir y unirse a la actividad del domingo. Otros "cobardes" iban a venir pero se "rajaron" a ultima hora por miedo a recibir los "coletazos" de la "ciclogenesis".

Domingo 28:
El Turbón 2492 m. por la Muria y Selvaplana

  A las 9 de la mañana salimos rumbo al Col de Fadas por la carretera de las Paules, para desviarnos hasta la aldea de la Muria donde empezamos la excursión.

Entrando en la Coma de San Adrián

  La nieve no nos permitió llegar en coche hasta el merendero de la Muria, intentandolo casi nos atascamos. El cielo cubierto amenazaba con fastidiar el día por completo, temperatura alta, nieve pastosa y húmeda, parecía grasa profunda.

Fachada del Turbonet

  Cruzamos el río, seguimos una pista hasta llegar al punto donde suponemos que sale la senda a Llert, nos adentramos en el bosque por erizones cubiertos de nieve "pasta" en la que nos hundimos hasta las "cejas" cada paso. Sudando como "bellacos" sin salvar apenas desnivel avanzamos penosamente.

Remontando la Coma

  Una fina costra helada se rompe con nuestro peso atrapando los esquís, cada paso es un gran esfuerzo, nos comemos "el coco" y dudamos que haya horas en el día para llegar a nuestra cumbre.


  Después de un "huevo" de horas entramos en la Coma de San Adrián y seguimos hundiéndonos, el cielo continua negro. Cambiamos de ladera y el "pastel" parece más consistente, conforme avanzamos la costra se endurece hasta llegar a un punto que es "hielo puro", con las cuchillas y mucho cuidado progresamos más rápido.


  Bastante agotados y muy tarde por fin llegamos a la cumbre, tenemos suerte porque acaba de despejar, hay buena vista y visibilidad para el descenso. Creíamos que estábamos solos en el "culo del mundo" pero en la cima dos personas disfrutaban de la ascensión que habían realizado por la Plana andando.

Vista de la cima del Turbonet

  El descenso tampoco fue muy "glorioso", al principio nieve helada, pronto empezaba a romperse la costra encarrilando los esquís y poniendo en peligro nuestras rodillas. Al final de la Coma la nieve pasta profunda no nos deja deslizar, pero lo peor fue el bosque con gran espesor de nieve costra que rompíamos al pasar atrapándonos en autenticas trincheras constantemente.

Cumbre del Turbón

  Apurando la luz del día llegamos a la pista en la que nos pegamos una "remada" que voy a tener agujetas en los brazos tres semanas, sudaba más bajando que subiendo. Ya casi oscurecía cuando llegamos al coche.

Arista con cornisas para llegar a la cima

  Si la nieve fuera siempre así terminaría poniéndome tan fuerte que parecería el "primo hermano de Rambo" o pasaría de ir al monte en invierno. Todos los años subimos el Turbón con esquís y siempre hemos disfrutado muchísimo, me sacare la espina repitiéndolo.

  Regresamos a Campo, Víctor se fue a Zaragoza "escopeteado", yo me lo tome con calma y relajación aunque llegue a mi casa a la una de la mañana.

Reseña para subir al Turbón:

Otra ascensión nuestra al Turbón.

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Vídeo del descenso: