miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cuyaralet 2286 m.

Domingo 26:
Cuyalaret 2286 m.

  Dispuestos a bajar los turrones, aprovechamos el día soleado previsto para embarcarnos en otra jornada de esquí de montaña.
  A las 7,30 salgo de Zaragoza muy bien acompañado por todo un equipo de "secretarias", Noelia (la monitora), Leti (la bucarda) y su hermana Sara (la becaria). Por si fuera poco recogemos en Huesca a Sandra (la Inefa) que se estrena con nosotros en el esquí de montaña.

Comenzamos la excursión con nuestro pico centrado al fondo

  Pero la cosa no termina aquí, en Formigal quedamos con Rafa (el freerider), Juan (el padre) y Antonio (el sobrao). Tras desayunar, sin prisas, esperando que el sol suba algo la temperatura vamos al aparcamiento francés del Portalet desde donde tenemos previsto iniciar nuestra ascensión.
  En este momento es cuando Antonio, que ya es mayor, con principios de "alzheimer" o algo peor se da cuenta que se ha dejado las botas en casa. Resignado no tiene más remedio que fastidiarse, "ajo y agua" (a joderse y aguantarse), se dedica a ayudar a las chicas a ajustarse los esquís y crampones, preparar el material y darles nociones sobre su uso, "no hay mal que por bien no venga".

Día nítido con unos contrastes agradables a la vista

  Nos despedimos y empezamos el foqueo, la nieve esta irregular, bancos de nieve polvo muy profunda acumulada por el viento contrastan con zonas venteadas completamente heladas. Ponemos las cuchillas para evitar sorpresas en medio de una pendiente, Sandra es la primera vez que se calza esquís de travesía pero como deportista que es coge el tranquillo enseguida, las demás ya conocían el tema pero tenían que recordar.

Estupendas vistas hacia el Lurien, Portalet y Pyeralun

  Subimos rápido y bien sin ningún problema hasta la cima con los esquís puestos. El paisaje nevado estaba super espectacular y el cielo azul y nítido, de postal, con visibilidad hasta el infinito. La temperatura más alta del día no rebaso los -4 grados, el sol, el viento casi en calma y continuo movimiento hizo que en algún momento nos sobrara ropa.

Cruzamos zonas venteadas donde apenas dejan marca los esquís

  En la cima hacia un frío "que te cagas", estuvimos el tiempo justo para quitar focas hacer tres fotos y salir pitando comiendo solo un par de nueces con chocolate.
  Comienza la prueba de fuego, el descenso, a Leti le entra algo de "cague en la primera pala, bajo el primero y me sorprendo viendo como todas me siguen aparentemente sin dificultad. 
  En resumen, la esquiada estuvo bien, Leti recibió el premio al mayor numero de caídas aunque todas leves, Noelia solo se cayo una vez pero se llevo el premio a  la "mejor hostia", Sandra y sobre todo Sara practicaron un "esquí-control" desenvolviéndose como "Pedro por su casa".
  También hay que destacar la voltereta "mortal" de Juan grabada con detalle en el vídeo adjunto. Rafa y yo en nuestra linea de "buenos".

Sara y Leti llegando a la cima bajo la mole del Midi Ossau

  Cuando llegamos al coche a seis bajo cero todavía pegaba el sol, recogimos y nos fuimos a comer a la cafetería de Formigal. Noelia no tenia buena cara pero cuando se "arreo" el plato combinado numero uno, se le arreglo mucho.
  Contentos con la experiencia y con muchas ganas de repetir volvimos a Zaragoza.

En la cima preparados para comenzar la esquiada
_____________________________

Os adjunto otra versión de la Crónica redactada por Leti:


¡Bueeenos días, tardes o noches montañeros! Al teclado "La Bucarda", puteada secretaria del señor Mur, aunque más conocida por "el premio al mayor número de hostias Cuyalaret 2010". El Jefe me ha castigado escribiendo las crónicas del domingo, aunque creo que los únicos castigados aquí vais a ser los lectores, eh... así que yo que vosotros miraría las fotos y fuera, no leáis, que mata neuronas!!! 

Leti, la "Bucarda", redactora de esta Crónica

En fin, que os vais por las ramas....la cuestión es que después de estar varios meses diciéndole al Jefe que iba a ir a esquiar 'ese' finde, por fin llegó EL FINDE, y no me rajé, no señor. A las 07:30 de la mañana estábamos mi hermana (La Becaria) y yo como un par de clavos del Ikea, esperando al todoterreno de Mr.Propper. (No me censures esto eh dani!! que la tendremos... jajaja!)
El Jefe llegó con Noelia (La Monitora) y en ese momento la ola de alzheimer navideña hizo su primera aparición en mi hermana: ¡¡¡AIIII DANI, LAS BOTAS!!!!
Pues nada, cooorriendo a por las botas y a buscar a Sandra (la Inefa). 
Del viaje nada destacable...bueno sí, que por primera vez en la historia, sonaron 3 canciones buenas seguidas en el coche de Dani!! Increíble... 
Antes de ir al punto de encuentro con el resto de montañeros "Pro's", fuimos a alquilar un par de botas a una tienda de por allí, y cómo no, el dueño conocía a Dani de verlo por algún barranco. Si es que... nuestro Dani tiene más "followers" que los de Gran Herminio!!

Llegamos a la gasolinera con Rafa, Juan y Moratinos (oye, que no pongo sus motes, ¡que esto de escribir entre paréntesis cansa que no veas!...) y nos tomamos unos buenos cafecicos y napolitanas por vena, sin estrés, esperando a que el sol calentara un poquejo el ambiente. (aunque ya podíamos esperar, ya...)
Con el estómago contento, bajamos a ponernos los esquís y demás cacharros que teníamos que llevar en la mochila, y esa fue la cúspide de la ola de alzheimer navideña: "El sobrao" se dejó las botas después de haberse olvidado ya los esquís y la cabeza, y como el follower de dani le quería clavar 30 eurazos por el alquiler, nos ayudó a preparar todo y se fue. (...sí, ya sé que las olas no tienen cúspide, pero yo también me dejé la cabeza en alguna roca del Cuyaralet intentando esquiar...)
Empezamos y terminamos el ascenso muy bien, como no podía ser de otra forma. ¿Qué esperabais? Con lo buenos que somos (y que estamos) todos..!!
Pero conforme llegábamos a la cima eso empezaba a oler mal...y es que Servidora se estaba empezando a hacer "caquitas". Mi primera y única experiencia en el esquí de travesía fue con nieve primavera, en Abril del 2009, y entre que ya había llovido un poco desde entonces y mis cacas psicológicas por las plaquitas de hielo desperdigadas a traición por el  Cuyaralet, acabé comiendo más nieve que 40 esquimales gitanos hambrientos.
Aunque cabreada, después de unas 6 toñas leves y una memorable, conseguí bajar sin matarme más neuronas. El resto esquió estupendamente: Sara con su "estilico" semiPro (hasta que no se compre el material no será Pro..tsss), Sandra tres cuartos de lo mismo, nadie diría que era su primera vez!!.  Los demás, de Pro's para arriba!! (Rafa con esquís largos y todo, eh..)   Dani, como siempre, jugando con camarita (que ya está vendida, por cierto...no os molestéis en mandarle más e-mails a Mr.Propper..) Juan quiso llamar la atención, e improvisó una voltereta con doble tirabuzón que consiguió grabar Dani, pero fue totalmente premeditada..  Noelia también me tuvo envidia y quiso probar la nieve, pero solo pudo imitarme una vez, y por culpa de un pedrusco que le quiso robar el bastón... el arte de crear aludes con el culo solo nos pertenece a unos pocos privilegiados.

Por fin llegamos al coche, y, aunque teníamos unas cuantas rozaduras por cabeza, se nos olvidaron rápido con un par de huevos fritos con patatas en la famosa gasolinera (ah, y pimentos si eras chica.. es lo que tiene la "discriminación positiva", oye.. )
Después de unas cuantas risas, volvimos a casa en el coche perfectamente aparcado del Jefe. 
Yo me lo pasé estupendamente a pesar de mis culetazos y mis cabreos con la nieve, así que, si selectividad me lo permite, no tardaré mucho en volver a hacer temblar a la montaña. (ya puede temblar, ya, que después de tanto turrón y tanto polvorón, los culetazos le dolerán más a la montaña que a mi!! )

Un besico de bucarda!!
__________________________________

Reseña para subir al Cuyalaret:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Otra de nuestras ascensiones al Cuyalaret:

Vídeo de la ascensión.

Todas las fotos:
h

lunes, 27 de diciembre de 2010

Punta Güe 1579 m.

Viernes 24:
Punta Güe 1579 m.

  A las 7 de la mañana salimos de Zaragoza rumbo al Portalet con intención de tener una jornada medio mala de esquí, las predicciones meteorológicas no son favorables, aunque la esperanza es lo ultimo que se pierde, como mínimo lograremos un "éxito de convivencia". 

En la cabecera del valle de Tena picos nevados y nubes

 Desde Zaragoza vamos Javi (unomas), Rafa (el freerider), Gabi (antiguo secretario) y yo. En la cafetería de Formigal quedamos con Antonio (el sobrao) que viene de Jaca. 

Rafa con el valle del Gallego a sus espaldas

  Empezamos el viaje con cielo despejado, frío y ventoso, las nubes empiezan a partir de Biescas y en Formigal nos recibe una nevada con fuerte ventisca, aquello parece un infierno, no nos atrevemos a salir del coche.
 En la cafetería dialogamos y tras hacer la ruta típica en coche, Portalet - Anayet, comprobar que no se ve ni el morro, con la carretera cubierta por un palmo de nieve damos la vuelta y huimos.

Todos en la cumbre donde hay una torre de vigilancia contra incendios

 No se si es que al hacernos mayores perdemos el espíritu de aventura o nos entra el conocimiento, el caso es que bajamos hasta Senegüe donde pegaba bien el sol y desde allí subimos andando, mas bien paseando, a Punta Güe nuestro pico plan "B".
 Se asciende por una cara sur resguardada del viento, soleada y agradable para el mal tiempo que hacia, estupendas vistas desde esta modesta cumbre angular entre el valle de Tena y el de Jaca-Sabiñanigo con un desnivel parecido a Peña Oroel.

Javi con Peña Oroel y al fondo el Cuculo

  Una cerveza en Sabiñanigo culmino el día para regresar pronto a casa porque esta noche es Nochebuena y mañana Navidad..............

Desde las laderas de Punta Güe se aprecia toda la hoya de Sabiñanigo

¡¡FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO A TODOS MONTAÑEROS Y LECTORES DEL BLOG!!

Reseña para subir a Punta Güe:


Otra de nuestras ascensiones a Punta Güe:

Más fotos:

lunes, 20 de diciembre de 2010

Barranco del Basender

Domingo 19:
Barranco del Basender

  La Asociación Juvenil Tebarray por medio de su club de montaña organiza para estas fechas el descenso del barranco seco del Basender, yo me encargo de llevar a cabo esta actividad. 
  Tebarray colabora con la universidad de Zaragoza para que los estudiantes de Ciencias de la Actividad Física y Deporte, antiguo INEF, puedan realizar las practicas de la carrera. 
  En este caso aprovechamos que hay un alumno de practicas para que se encargue de la programación, organización y lanzamiento de las actividades de montaña.

Todo el grupo antes de empezar

  A las 8,30 de la mañana quedamos los trece "valientes" expedicionarios que se apuntaron a pasar frío que luego no fue para tanto. Paramos en Huesca a recoger a Javier Rico (alumno del Inef en practicas) y continuamos el viaje hasta el aparcamiento donde se empieza el barranco, es el mismo lugar donde se empieza el descenso del Vero, muy cerca de Colungo.

Miriam en el primer rapel con cara de "circunstancias"

  Con tres grados sobre cero comenzamos la aproximación hacia cabecera, nos equipamos en el barranco, arnés, casco, cabos de anclaje, ocho y mosquetón y comenzamos el descenso.
  Tenemos suerte, no hay agua en la recepción de las pozas, todos saben rapelar con anterioridad y avanzamos ligeros. En la zona de los oscuros donde no entra el sol, unos espectaculares chupones de hielo colgaban de las paredes, fue el único lugar donde pasamos algo de frío.

Chupones de hielo colgaban en las paredes del barranco

  Llegamos al final de los rapeles que nos depositan en el cauce del río Vero, el cual tenemos que remontar para regresar al aparcamiento. Es obligatorio cruzarlo dos veces, en verano se puede pasar por piedras sin mojarte los pies, el año pasado para estas fechas una riada nos hizo meternos en el agua hasta la cintura y a algunos hasta el cuello. Esta temporada tuvimos suerte, no "morimos ahogados", solo nos mojamos los pies por debajo de las rodillas.

Noelia descendiendo el tercer rapel

  Regresamos al coche con sol y temperatura agradable, recogimos para comer en Colungo donde aprovechamos para tomar café antes de volver a Zaragoza.

David rapelando en los oscuros

  Entre los participantes estuvieron monitores del campamento Tebarray: Azucena, Miriam, Alvaro, Carlos, antiguos monitores-dinosaurios: Oscar Vicente y yo, ademas de David, Alvaro Ramos, Irene, Noelia (la monitora), Fran (el ideal), Javier (el de practicas). 
  Contamos con la "participación especial" de Clara, hermana de Bea la secretaria que quiere convertirse en una montañera "buena", fue valiente pues vino sin conocer a nadie. No he conseguido hacerle una foto de frente, se esconde por no se que "extraña razón" pero os prometo un primer plano de cara para la próxima.

Clara cruzando el Vero descalza en calcetines

Nuestro descenso con Tebarray el año pasado:

Reseña para descender el Basender:

Más fotos:
Vídeo del descenso:

jueves, 16 de diciembre de 2010

Cueva Traconeras y vía ferrata de Santa Elena

Domingo 12:
Cueva Traconeras y vía ferrata de Santa Elena

  Desayunamos y nos despedimos del Tritón, hoy toca el valle de Tena, un poco más arriba de Biescas, junto a la ermita de Santa Elena.
  Nos preparamos para entrar en la cueva Traconeras, cruzamos la carretera y hacemos la corta aproximación a la boca, me "columpio" pasándome de largo la entrada. Mando dar la vuelta y los "niños grandes" se "recrean" con un aluvión de criticas en plan "cachondeo", ¡vaya guía!

El grupo completo en la boca de la cueva

  Llegamos a la boca, encendemos carburero y linternas y "ala pa dentro", no llevamos ni cinco minutos y encontramos una zona inundada, conseguimos rodearla sin mojarnos para volvernos a topar con más agua, ¡mecagüen la "mar salada"! 
  Un paso sifonado, imposible pasar sin bañarse "enterito", la mayoría deciden dar la vuelta aunque Juan Carlos este dispuesto a bucear bajo tierra.

Comprobando la profundidad del sifón inundado

  Por un momento cunde el desanimo, propongo recorrer la ferrata de Santa Elena como actividad de "consolación", al principio la alternativa no es recibida con entusiasmo pero una vez en el terreno gusto.

Progresando en la vía ferrata

  Regresamos al coche y desde el mismo aparcamiento vamos a la vía que esta al lado. Era la primera ferrata que hacían con lo cual a pesar de ser sencilla y corta es ideal para  conocerlas y familiarizarse con el uso de los disipadores. Tiramos bastantes fotos y disfrutamos de las vistas, a alguno se le notaba "respeto" por la altura.

Víctor en las alturas

  Terminada la actividad fuimos a comer al merendero de Olivan y rematamos con un café en Sabiñanigo, despedida hasta la próxima, cada uno a su casa, a ellos les quedaba un largo viaje hasta Madrid.

Posando en la cascada del mirador bajo la ermita de Santa Elena

Reseña vía ferrata de Santa Elena:

Otros de nuestros recorridos por la vía ferrata de Santa Elena:

Más fotos:

lunes, 13 de diciembre de 2010

Sima del Rebeco

    Este fin de semana un grupo de Madrileños nos han contratado por medio de la empresa Alto Aragón Turismo Activo para iniciarse a la espeleología, tenemos previsto recorrer la Sima del Rebeco en Villanúa el sábado y la cueva Traconeras en Biescas el domingo. 
  Las lluvias de la semana pasada hacen probable que las cuevas estén inundadas y sifonadas por lo que tenemos un plan "B", recorrer la vía ferrata de Santa Elena.

  El viernes por la tarde me recoge Víctor Murillo, con su coche hasta arriba de material vamos a Villanúa para dormir en el albergue el Tritón.
    A la hora de cenar recibimos a los participantes y nos integramos con el grupo.

Sábado 11:
Sima del Rebeco

  La mañana, fría y soleada, con Collarada blanco de fondo, la dedicamos a practicar progresión por cuerdas "colgados" de un puente, descenso en rapel y ascenso con puño y croll hasta que  tuvieron soltura. 

Practicas de progresión con cuerda y Collarada de fondo

  Comimos y fuimos a la Sima del Rebeco. Esta situada junto a Villanúa en el comienzo de la pista a la Trapa, para llegar a la boca hay que cruzar un torrente y andar escasos minutos. 
  Es un agujero en el suelo por el que hay que descender rapelando quince metros, atravesando una corta galería subimos otro pozo de 7 metros para llegar al cauce activo de la cueva.

Remontando el segundo pozo

  Un torrente corre por la gruta provocando un ruido que rebota en las paredes dando un gran ambiente subterráneo, remontando el curso del cauce llegamos hasta un sifón que impide el paso.
  Una segunda y estrecha galería se puede recorrer hasta que el agua la inunda, las recientes lluvias apenas nos dejaron profundizar a no ser que hubiéramos pasado buceando, en verano el agua no esta y se continua hasta un sifón final mucho más al fondo.

Grupo posando en unas coladas junto al cauce

  Para salir rapelamos en el pozo pequeño y se asciende con puño y croll el de entrada. Es una cueva fría, nuestra humedad condensa en el ambiente, provocamos niebla, da la impresión de estar humeando.

El agua aparece por un agujero

  Los "expedicionarios" se defendieron perfectamente, no era la primera vez que venian, ya estuvieron con nosotros en verano descendiendo barrancos (los "niños" grandes), tenían experiencia y se notaba.

Remontando el pozo de entrada, salimos de noche

  Regresamos al albergue con tiempo holgado para ducharnos y seguidamente cenar.

Reseña de la Sima del Rebeco:

viernes, 10 de diciembre de 2010

Pico Gallinero 2728 m. con esquís

  La actividades básicas este puente han sido dormir, comer y sobre todo "ver llover". Tanto el domingo como el lunes y martes la dinámica era levantarse asomarse a la ventana y volver a la cama.
  La cota de nieve ha subido una barbaridad, ha llovido mucho en altura y la nieve desaparece a marchas forzadas. 
  Me he tomado estos días de descanso que no han estado mal, aunque estar en "dique seco" no es lo mio, decidí que el miércoles saldría al "ruedo" cayera lo que cayera.

Miércoles 8:
Pico Gallinero 2728 m. con esquís

  Me levanto y "para variar" llueve con ganas, hago caso omiso y me preparo como si hubiera sol. Salgo hacia Benasque, la carretera del congosto casi da miedo, la lluvia arrastra piedras y hay un par de desprendimientos importantes, como para "espachuflar" un coche si lo coge de lleno.

Base superior del telesilla Gallinero con la caseta al lado

  En Benasque sigue negro y lloviendo, por la radio tienen el "valor" de decir que en la estación de esquí ha parado de llover y se abren claros, ¡si serán mentirosos!
  Subo al Cerler, hay cuatro coches en el aparcamiento y llueve, me voy hasta el Ampriu y aparco bajo la lluvia, espero un buen rato en la cafetería hasta que por un instante cesa la lluvia.

Pico Cogulla y Benasque abajo

  Me preparo y salgo foqueando hacia el pico Gallinero, la pista esta cerrada al publico. Primero llueve, luego nieva, me meto en la nube y no me veo más que los pies, se levanta ventisca, la nieve esta en la parte superior dura como una piedra. Miro al suelo para no marearme y sigo por la pista roja del Gallinero hasta que aparece la base superior del telesilla.

Cima del pico Gallinero con la pala de acceso venteada y dura

  "Paso" de subir hasta la misma cumbre, se han dejado la puerta de la caseta abierta y me meto dentro con esquís y todo. Aprovecho para comer, ponerme camiseta seca y preparar el descenso en condiciones, ¡que lujo!, tenia que haber una caseta en la cumbre de todos picos.
  Abrigado y caliente comienzo el descenso con la suerte de que la niebla sube y tengo buena visibilidad, excepto la primera pala dura y venteada, el resto del descenso es un autentico lujo, esquío solo, por una capa de nieve virgen recién caída y una base dura. ¡Lastima que sea tan corto el descenso!

Pico Cerler y zona del Ampriu arrasada por la lluvia

  En menos tiempo del que me imagino estoy en el coche, no he hecho gran cosa pero por lo menos he estirado las piernas y me he quedado con buen gusto antes de volver a Zaragoza.
 Tras las operaciones de "rigor" en Campo regreso a Zaragoza con las carreteras muy tranquilas.

Otras ascensiones nuestras al pico Gallinero:

Más fotos:

martes, 7 de diciembre de 2010

Iniciación a Esquí de Travesía por la estación de Cerler

  Viernes por la tarde, me voy de Zaragoza al valle de Benasque con base en mi apartamento en Campo, a disfrutar de este largo puente festivo que se anuncia frío y lluvioso. 
  En Barbastro paro a tomar un café y me reencuentro con la familia Ferrer, abuela incluida, que como es costumbre quieren "encargarse" de mi sustento gastronómico porque soy muy agradecido y además da "gusto" verme comer.
 Por no "quedar mal"  acepto y esa misma noche ceno en su casa con Violeta, la abuela, Yolanda y José Luis. No hace falta reseñar que la cena fue buena, abundante y completa, con café, copa, dulces y castañas asadas incluidas.

Sábado 4:
Iniciación a Esquí de Travesía por la estación de Cerler

 Es el único día que realmente parece "bueno", voy con José Luis para iniciarlo al esquí de travesía por los alrededores de Cerler y nos acompaña con raquetas Miguel Ángel, otro vecino, y también compañero de trabajo.

José Luis y Miguel Ángel con el pueblo de Cerler detrás

  Salimos en la base de la estación por la pista del Molino, la temperatura a casi 10 bajo cero pero con sol y sin viento, se estaba bien. Miguel Ángel con raquetas y José Luis con esquís empezamos el avance dando instrucciones a José Luis que parecían "desbordarle", hacía más caso a su instinto, todo le salia mal, por lo que en una pala empinada y dura se pego el primero de sus "revolcones". 

El valle de Benasque blanco hasta abajo

  En el segundo rellano de la pista la abandonamos, proseguimos abriendo huella por nieve polvo muy profunda sin base anterior que no aconsejaba descenderla para evitar romper los esquís con una piedra y probablemente la cabeza. 
  La tensión innecesaria que ejercía José Luis para subir le cansaba más de lo normal, aunque Miguel Ángel también se las vio y deseo con las raquetas por una nieve suelta y resbaladiza. Llegados a la cota "dosmil" Miguel Ángel se tiene que marchar pues su "permiso de treking" es solo hasta el medio día, la familia y las "lentejas estofadas" le están esperando.

José Luis con el Perdiguero a sus espaldas

  Sigo junto a José Luis con el objetivo de llegar al pico Cerler subiendo por una pala directa desde la cota dosmil, vemos que esta llena de piedras, las apariencias engañan, se ve con nieve pero no hay base, al pasar te vas al fondo y sacas piedras. Decidimos continuar hasta el collado del Ampriu por una pista cerrada a la derecha del barranco, comemos algo e iniciamos el descenso integro por pistas.

Miguel Ángel con sus raquetas

  José Luis se defiende bien con los nuevos esquís aunque es un "cabezón" y no hace ni "puto caso" de mis instrucciones, ahora eso si, bajo despacio pero "seguro". Me parece que hasta que logre convencerlo para que se salga a la nieve virgen va ha tener que nevar "mucho aun", pero "con el tiempo" creo que lo conseguiré, jejejeeeeeee....¡¡¡¡

El Perdiguero completamente blanco

   Tomamos una cerveza en Benasque y regresamos a Campo. Por la noche volvía a tener "mesa reservada" en casa de los Ferrer donde pase otra estupenda velada.

Plano de pistas de la estación de Cerler:

Más fotos:

martes, 30 de noviembre de 2010

La Paquiza de Linzola

Domingo 28: 
La Paquiza de Linzola (Antecima 2084 m.)

  Siete de la mañana, salgo junto a mi sobrino Fran (el ideal) a buscar a Bea (secretaria) que esta en Zaragoza, seguidamente a Javi (unomas) y a su padre Juan (el padre). 
  Emprendemos el viaje al valle de Ansó con parada intermedia en Puente la Reina donde se unen a la expedición Rafa (el freerider), Carmelo que es un antiguo compañero de trabajo incorporándose a las "Crónicas" y Laura (la directora) que trabaja conmigo en campamentos de verano.

El temporal se acerca por la retaguardia

  Almorzamos y continuamos viaje a la cabecera del valle de Ansó en el refugio de Linza, parece ser la única zona del Pirineo Aragonés cubierta con nubes, como nosotros siempre vamos "a lo negro" no nos inmutamos. 
  Desde el camping de Zuriza la carretera esta completamente blanca y helada de anteriores nevadas, con mucho cuidado llegamos al refugio, cuatro grados bajo cero fue la temperatura más alta de la que "disfrutamos" en el día.

El Petrechema desde el collado de Linza un momento de claridad

  Hay abundante nieve y gente con esquís pero sobre  todo con raquetas, mientras nos preparamos comienza a nevar ligeramente. Impacientes empezamos el foqueo que para la mayoría es el primer día de esquí esta temporada. 
  Con huella bien marcada y visibilidad escasa, ya hay quien vuelve sin llegar a ningún lado. No nos preocupa si haremos cumbre o no, subimos pensando que la meteorología se encargara de marcar el punto de retorno. 

Sube y baja a un collado intermedio con el pico Maz al fondo

  Hay un "paqueton" de nieve profunda sin compactar medio polvo, medio húmeda sobre una base dura buena para esquiar. A mitad camino al collado de Linza arrecia el viento y la visibilidad se anula, con una sensación térmica de "espanto" forzamos la situación intentado llegar al menos hasta el collado. 
  En el collado el viento amaina y las nubes se abren, llega incluso a salir el sol unos minutos, el ambiente se nos antoja muy agradable y decidimos continuar a nuestra cumbre, la calma precede a la tempestad, ¡que ilusos!
  Tras varios sube y baja el tiempo a vuelto a empeorar, la ventisca arrecia y en la antecima de la Paquiza  30 metros más bajos que la cumbre la visibilidad es nula con una intensa nevada. Tocamos retirada rápida o mejor dicho, "huimos" de este infierno frío.

Bea bajando al collado con esquís sueltos y focas puestas

  El ascenso fue para algunos una prueba de obstáculos, bastones de esquí que se rompían, pieles de foca que se despegaban, rozaduras en los pies por botas nuevas, falta de preparación física o dolores evidenciaban una falta de rodaje el primer día de esquí, aunque las ganas pudieron con todo.
   El descenso supuso una prueba de "fuego", a pesar de las dificultades todos esquiaron bastante bien practicando un esquí de "supervivencia", apenas hubo caídas y llegamos a los coches helados pero "vivos". 

Laura y Bea remontando un repecho en plena nevada

  En Linza nevaba fuerte, "tiramos" el material en los maleteros como pudimos y nos largamos de allí a buscar calor. En Puente la Reina recuperamos el cuerpo tomando bocatas y bebidas calientes, para el resto del viaje ya habíamos olvidado los ratos de "sufrimiento", solo nos acordábamos de lo impresionante que esta el monte riéndonos de los momentos pasados.

Los expedicionarios ya cerca del refugio

Otra de nuestras excursiones en verano a la Paquiza de Linzola:

Reseña para subir con esquís:

Trakc para GPS y ver la ruta en Google Eart:

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Inicio temporada Esquí de Montaña 20010 - 2011 en Formigal

Domingo 21.
Inicio temporada de esquí 2010 - 2011. 
Tres Hombres desde Sextas.

  Siete de la mañana, ¡¡buff, que sueñoo..!!, recojo a Nacho (el patillas) en su casa y esta vez camino de Huesca, tomar la carretera y empezar a llover, ¡¡pero si ya lo sabiamossss...!!
  Primera parada en Huesca, recogemos a María y a Marta, su hermana (las secretarias "mayores"). En el Monrepos nieva pero no cuaja, en Sabiñanigo lo hace copiosamente, llegamos a Formigal en plena nevada con la carretera blanca y niebla pero sin apenas viento.

Llegamos a la cafetería de Formigal

  Entramos en la cafeteria de la gasolinera donde seguimos añadiendo caras nuevas a las "Crónicas". Nos esperan Israel y Guindo, son dos monitores de los campamentos del Gobierno de Aragón con los que trabajo en verano llevando al monte a "aborrescentes", ¡ perdón!, adolescentes.

Empezamos a subir desde Sextas

   Tras estar un buen rato viendo nevar y desojando la margarita de "salimos, no salimos", decidimos "sufrir" empujados por el "mono" de la primera esquiada. Subimos hasta el aparcamiento de Espelunciecha, hay demasiada niebla, regresamos a Sextas y aparcamos junto a un tejadillo del edificio para resguardarnos mientras nos preparamos.

El equipo "A"

  Con el traje de "astronauta" puesto salimos al "ruedo" en plena nevada, Nacho, Marta, María y yo con esquís de travesía, Guindo e Israel con raquetas, la tabla de Snow y esquís de pista a la espalda respectivamente. 
 Enseguida empezamos a sudar como "bellacos" y a quitar ropa, nieva pero no hace frío, siguiendo los cañones de la pista vamos subiendo con tranquilidad. La nieve esta húmeda y profunda, se me empiezan a pegar unos zuecos en la suela del esquí que me canso el doble, pronto les pasa a los demás.
  Conforme ascendemos el tiempo torna a "chungo", se levanta viento, pasamos de calor a mucho frío, llegamos a la parte superior del telesilla Tres Hombres y decidimos que ya esta bien el recorrido para "estirar las piernas".

Por unos segundos se despejo y salio el sol, pero..... "nuestro gozo en un pozo"

  Resguardados como podemos del viento quitamos focas y nos preparamos para el primer descenso de la temporada. No vemos nada, blanco por arriba y blanco por abajo, la vista no enfoca, a veces te desorientas y caes al suelo sin saber que ha pasado.
  Marta y María son profesionales del esquí en pistas y en nieve virgen se defienden igual de bien, Guindo el "snowboarders extremo" controla casi siempre y cuando no se la pega y sigue, Israel que va de "novato" baja mucho mejor de lo que se cree, Nacho y yo todos sabéis lo buenos que somos, jejejejeeeee..., al final nos lo vamos a creer¡¡

El bungalow de Guindo en el camping de Senegüe

  Llegamos al coche contentos, Guindo nos ha enseñado un saludo "guay", a partir de ahora lo adoptamos como saludo de los "buenos", un día os lo grabaré en vídeo para que lo aprendáis.
  De vuelta paramos en el Camping Valle de Tena donde Guindo tiene una parcela con caravana y bungalow, cómodamente tomamos las cervezas correspondientes y comemos además de echar unas risas antes de regresar a Zaragoza.

Mapa pistas de Formigal:

Más fotos:

lunes, 22 de noviembre de 2010

Urbión 2228 m.

Sábado 20:
Intento del pico Muela de Urbión 2228 m.

   A las 7 de la mañana salimos en la furgo Nacho (el patillas), Juan (el padre) y yo camino de Soria. No teníamos la moral muy alta porque "diluviaba" sin parar, la Meteo y "todo el mundo" vaticino tiempo horroroso y mal fin de semana para montaña, nosotros fieles a nuestros principios vamos siempre a comprobarlo en directo.
 Atravesando Soria un gran claro separaba el Moncayo de los picos de Urbión, en nuestro destino volvía a ponerse negro tirando a negrisimo. Paramos en el restaurante del club Náutico del pantano de la Cuerda del Pozo a tomar un par de tostadas de media barra de pan con mantequilla y mermelada, con el estomago tranquilo continuamos a lo más negro.

Comienzo del sendero a la Laguna Negra

  Convencidos que aquello no iba a pasar de una excursión turístico-gastronómica por la zona no fue así. Desde Vinuesa empezamos a subir por una pista asfaltada, pronto aparece la nieve y a unos tres kilómetros de nuestro destino la furgo empieza a patinar en la nieve que cubría toda la carretera. Hacemos "virguerías" aparcar, entre una débil nevada nos preparamos para ir a luchar con la ventisca.

Bicicleta todo terreno de verdad. ¿Sobreviviría...?

  Equipados con botas plásticas, polainas, crampones y raquetas comenzamos la marcha por la carretera, antes de llegar a la Laguna Negra me calzo las raquetas, alcanzamos a un chaval luchando con una bicicleta de montaña empujando por la nieve con intención de bajar montado desde la laguna, suponemos que sobrevivió.
  Atravesamos la orilla de la laguna por una curiosa y turistica plataforma cubierta de hielo y nieve, seguimos por un sendero que asciende fuerte para salir de la cubeta. Con el GPS en mano, sin ninguna visibilidad ni huella alguna nos adentramos en plena ventisca "forrados" hasta las cejas.

Sumidos en la ventisca con los pinos congelados

   Las raquetas vienen muy bien, los esquis no hubieran merecido la pena, seguimos avanzando entre las tinieblas hacia el supuesto pico de la Muela de Urbión. Cuando salimos a una especie de lomo asomando a la cara norte (suponemos), el viento arrecia a lo bestia, la nieve se clava en la cara dolorosamente, Nacho llega a caerse al suelo, faltan menos de cien metros de desnivel, se sigue sin ver nada y aquello se pone muy feo. 
  Cualquier pequeña lesión o simplemente una dobladura de tobillo que nos impidiera andar supondría "fenecer" congelado en pocas horas, como no estábamos dispuestos a morir en un pico de "vacas" (ni en ningún otro) dejamos de jugarnosla por nada y decidimos regresar, además es la escusa perfecta para volver a la zona un día con buen tiempo a disfrutar del paisaje.

Paisaje helado

  Juan (el padre de unomás) subió sin quejarse en ningún momento y estaba dispuesto a coronar el Urbión a pesar de las malisimas condiciones y a riesgo de dejar "huérfano" a Javi (unomás).
  Conforme descendemos la cosa mejora, el surco que hemos hecho de huella con las raquetas de subida  ha desaparecido cubierto por la nieve, el GPS vuelve a se protagonista. 
  Cerca de la laguna tenemos los primeros minutos de visibilidad que aprovechamos para fotografiar. Pateamos el trozo de carretera nevada hasta la furgo satisfechos por la actividad y la novedad de visitar una zona nueva para nosotros, en unas condiciones inusuales y espectaculares.

Cubeta de la Laguna Negra desde lo alto del circo

  De bajada paramos de nuevo en el restaurante del Club Náutico, atienden con gran amabilidad y nos dan de comer fuera de horas sin problemas a buen precio. 
  Regresamos a Zaragoza contentos del día.

La Laguna Negra invernal

Reseña para subir a la Muela de Urbión y Zorraquín:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Todas las fotos: