miércoles, 1 de julio de 2009

Gruta de Esjamundo en Villanúa

Domingo 28 de Junio:
Gruta de Esjamundo o cueva Nueva

Preparados para entrar en la cueva

A las 9 de la mañana habíamos quedado Leti (la Bucarda), Sara y yo con Oscar Almau (el destalentao) para ir a Villanúa a conocer y recorrer la cueva de Esjamundo en toda su extensión.

Trampilla de entrada

La entrada esta situada a la salida del pueblo al poco de entrar en la pista de Gabardito. Para llegar a la boca hay que atravesar un campo que al dueño no le debe de hacer mucha "gracia" que se lo pisen, a petición suya el ayuntamiento coloco una trampilla en la diminuta entrada para evitar que fuera visitada, hoy en día la cerradura esta rota y es posible entrar.

Gran cantidad de formaciones

Da un poco de palo atravesar la trampilla que parece la puerta de una caja fuerte pensando que alguien la puede atrancar y dejarnos a todos a vivir con los murciélagos. Nada más entrar la cueva se va ensanchando y te puedes poner de pie.

Oscar a mitad del pasamanos

La cueva no es demasiado larga, la mayor parte del recorrido se puede hacer sin ningún tipo de material especial, para hacerla entera es necesario superar de subida y bajada dos pozos de 6 y 12 metros además de un pasamanos de auténticos malabarismos si no quieres recorrer nadando el pasillo inundado sobre el que pasa.

Parece un escenario de carton piedra

Tiene gran cantidad de formaciones, estalactitas, estalagmitas, cascadas, gours, columnas, banderas, excéntricas .... de gran belleza.

Pasillo inundado

Nuestra intención era recorrerla entera y hacer una buena sesión fotográfica, para ello llevábamos dos flhases esclavos sumados al propio de la cámara para iluminar el fondo.

Remontando el pozo de 12 metros

Cada uno llevaba su arnés y casco con un descensor, puño y croll para ascender y un cabo de anclaje con dos bagas. Para iluminación una lampara de carburo y linternas frontales tipo leds de gran luminosidad.

Pequeño lago

Al final conseguimos nuestro objetivo tras más de cinco horas bajo tierra, recorrimos toda la gruta (o eso creemos) e hicimos abundantes fotos que mejoraremos en otra incursión.

Sala con muchas formaciones

Sara y Leti se estrenaban como "espeleólocas" y se movieron con habilidad y soltura, por primera vez remontaron una cuerda con puño y croll, incluso Sara rapeló por primera vez como si ya lo hubiera hecho antes.

Cada uno teníamos un flash en la espalda

A la salida nos tomamos unas cervezas en Sabiñanigo para celebrar nuestro exitoso fin de semana y nos fuimos a Biescas a ducharnos, comer, y recoger para volver a Zaragoza.

Malabarismos en el pasamanos

Oscar saliendo por la trampilla

Descripción aproximada de la Cueva: